Sociedad -en artxiboa

El Mundial como escaparate de una escala de posturas

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Gizartea, Kultura, Politika with tags , , , , , , , , , , , on 2014/07/11 by aselluzarraga

Estos últimos meses Facebook se ha convertido en un interesante marco donde, con la Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014 como telón de fondo, se cruzan en monólogos más que diálogos distintas visiones y sentimientos en torno a este evento y sus significaciones. Hablo, por supuesto, desde las miradas abiertamente disidentes al sistema, no me interesan tanto los discursos de quienes, desde la derecha o la izquierda, sintonizan con el acomodamiento a la realidad o su simple “mejora”. Tampoco me interesan los discursos meramente oportunistas o populistas que se desatan a favor o en contra, sino a aquellos que parten de una postura genuina, sea de un signo o de otro. A estos discursos cruzados en el mundo virtual, por supuesto, se suman los que se producen en el mundo real, en él, sí, escenificando algo más parecido a un diálogo.

Después de tiempo observando y participando en esta pugna discursiva, creo distinguir más o menos cuatro líneas de comportamiento-razonamiento, que, por supuesto, admiten toda una escala de tonos intermedios y que, probablemente, no sean posturas fijas en todas las personas que asumen una u otra postura. Sin duda, todas ellas formas legítimas y reales de vivir una situación que, queramos o no, nos acompaña cada día, al menos por una temporada, al tiempo que en cierta medida nos define públicamente. Trataré de caracterizar esas cuatro líneas, reconociendo la subjetividad, al ser en esto juez y parte. Cada cuál verá si se ve reflejade en alguna de ellas, mi intención es más comprenderlas que valorarlas. Es probable que en otras latitudes estas posturas no sean tan patentes, no sé si en muchos lugares se da una polarización tan apasionada como la que se vive en Argentina en torno al “deporte rey”.

La primera viene a representar a aquellas personas que, independientemente de si les gusta el deporte o no, sea practicarlo, sea sumarse como espectadoras, en general y en este caso específico el fútbol, asumen todos los días del año, y año tras año, que cualquier megaevento deportivo, cualquier espectáculo de masas de este tipo, sea la liga profesional de fútbol, de baloncesto, de baseball… de cualquier país, sean unas Olimpiadas, sea un torneo de tenis como Wimbledon o Roland Garros, sea, por supuesto, una Copa Mundial de Fútbol, no es una manifestación deportiva, sino un espectáculo que lleva aparejado todos los valores del sistema capitalista, un culto a una forma de vida, a un tipo de cuerpo, al “éxito” como meta suprema, a la competitividad como máximo valor humano, al consumo y la publicidad de las marcas más explotadoras del planeta desde el punto de vista social y medioambiental… Un espectáculo que hoy en día cumple una función fundamental de válvula de escape frente a la miseria diaria, de adoctrinamiento y de anestésico social. El consabido pan y circo que ya aplicaba con mucho éxito el Imperio Romano. Estas personas, de una manera o de otra, se plantan, denuncian, se organizan año tras año frente a los distintos tipos de males sociales que observan o padecen, sea con relación a tales espectáculos deportivos o no, su labor es incesante y, obviamente, cuando se producen eventos de esta magnitud, no sólo no decae, sino que se triplica, y a esa labor diaria se suma la expresa denuncia del agravamiento de atropellos y lacras que llevan aparejados los preparativos y el discurrir de los mismos. Cuando la efervescencia pasa, continúan con la misma labor dedicando, obviamente, menos cuerpo a la denuncia de los efectos “colaterales” de dichos megaeventos.

En la segunda se situarían quienes, aún reconociendo la esencia capitalista mafiosa y perversa del deporte-espectáculo, en general disfrutan en algún nivel de la visualización de su manifestación profesional diaria, no mantienen una postura beligerante continua, pero sí consideran que algunos eventos concretos, como puede ser el caso de la Copa del Mundo de Fútbol Brasil 2014, llevan al extremo sus efectos nocivos, se sienten convocades por el recrudecimiento de la represión, el mayor empobrecimiento de las clases mas vulnerables y expuestas a los tejemanejes de las elites deportivas y de los sectores turísticos y grandes marcas que engrosan sus cuentas al amparo de estos megaeventos, ven con preocupación el ascenso del patriotismo y de la xenofobia que se manifiesta en torno a campeonatos donde se ensalzan los colores identitarios de cada Estado representado en la contienda, y consideran que es una obligación de conciencia no tomar parte activa ni pasiva en el fomento de tal megaevento y sí tomar una posición activa en su denuncia. Esta actividad de denuncia y este boikot activo se suma a una actitud diaria mantenida en el tiempo, existan o no tales megaeventos deportivos, de lucha, denuncia y actividad contra las diferentes manifestaciones opresivas y represivas del sistema, y consideran que esa actividad, al ser estos momentos aprovechados por los distintos Estados para apretar aún más la soga en torno al cuello de las clases explotadas, al ser más intensos los atropellos que a diario se cometen, la escalada en la explotación sexual, el vaciamiento sistemático de barrios marginales y criminalizados con vistas a la mayor especulación inmobiliaria, la “limpieza” de las calles, la desviación de una parte aún mayor de plusvalía sustraída al pueblo hacia fines corporativos, aprovechando estas fechas para realizar aquello que realmente se quisiera poder hacer cada día pero que fuera de estas ocasiones resultaría mucho más visible y encontraría mucha más oposición también por parte de quienes no se ven directamente afectades, que esa actividad, digo, debe ser en la misma medida acrecentada, dando visibilidad diaria a todo lo que las instituciones gobernantes desearían ocultar. Una vez superadas estas fechas, esas personas continuarán viendo eventos deportivos, aunque puedan hacerlo desde una mirada crítica, y continuarán con sus actividades de lucha/denuncia diarias.

En un tercer lugar se encontrarían quienes, siendo personas apasionadas de los espectáculos deportivos, son conscientes de que estas fechas son aprovechadas por los distintos gobiernos e instituciones para colar medidas que en otras fechas pasarían menos inadvertidas, para aumentar la represión, para llevar adelante todas esas campañas descritas anteriormente, pero también piensan que las cosas no van a cambiar por ver o no unos partidos, no están dispuestas a privarse de un espectáculo que disfrutan, pero entienden perfectamente toda la crítica que reciben y consideran positivo y necesario que todo aquello denunciable sea denunciado. Algunas de ellas ven los espectáculos sin mala conciencia, disocian la denuncia activa de su derecho a entretenerse, y puntualmente se pueden sumar a algunas campañas divulgativas de los males que el megaevento internacional trae aparejado. Otras pueden sentir cierta mala conciencia por no ser coherentes con lo que piensan, pero, como con tantas cosas hacemos todes, asumen esa incoherencia y conviven con ella, entendiendo también la postura de quienes van más allá y comprendiendo que su labor de crítica y denuncia es necesaria. Su actividad militante, su lucha y/o denuncia diaria contra las distintas manifestaciones de la opresión, puede verse o no interrumpida o mermada durante estas fechas, y continuará sin duda una vez superadas.

Por último, un cuarto grupo vive los eventos deportivos, en este caso concreto el fútbol, con pasión e intensidad a diario, puede ser consciente de algunas de las lacras que arrastra, pero lo disocia de su pasión y, ante todo, quiere poder seguir disfrutando sin problemas de conciencia, sin sentirse culpable por hacerlo. Estas personas, que en otros ámbitos y en otras fechas pueden ser sumamente críticas y combativas, se llegan a sentir agredidas o al menos cuestionadas por las críticas y denuncias que recaen sobre su deporte favorito y, así como pueden ser tremendamente ácidas y activas contra otras cuestiones, se sienten realmente incómodas cuando lo tocado es algo que llevan muy adentro. Así, durante estas fechas sienten como un ataque casi personal que cualquier mal del mundo se difunda asociado el megaevento deportivo del que tanto disfrutan, sufren que otras personas apelen a su conciencia y sienten que por el mero hecho de ver y disfrutar un partido, quienes denuncian y critican lo que esas fechas llevan aparejado están directamente acusándolas de complicidad, se sienten señaladas. Su reacción, por tanto, es de defensa y contra-ataque. Defienden su derecho a disfrutar del espectáculo deportivo, argumentan sobre el significado que para millones de personas puede tener un triunfo histórico, no se inquietan por las manifestaciones de patriotismo aunque el resto del año y mientras no existen esos eventos puedan ser antifascistas y anti-nacionalistas, tampoco por la significación económica que todo ello trae aparejado, y defienden a capa y espada tal deporte mientras, además, muestran manifiestamente su enojo contra quienes de una manera o de otra lo ponen en cuestión. Es decir, ante todo, no quieren que nada ni nadie les agüe la fiesta y lucen su capacidad argumentativa para relativizar o ridiculizar cualquier crítica, algunas personas con más vehemencia y agresividad, otras más conciliadoramente, según cada talante o forma de vivirlo. Especialmente, entienden tal evento como una forma colectiva de disfrutar, y sienten que en ella se manifiesta un sentir popular que debe ser respetado. Las críticas las viven como una forma de falta de empatía hacia los millones de personas que sólo tienen una ocasión de celebrar algo así una vez cada cuatro años y, por tanto, toman las críticas como una falta de respeto hacia esas personas que ellas aman y con las que se sienten identificadas, ya que además de disfrutar el deporte en sí, disfrutan de esta alegría -o tristeza- colectiva. Mientras el evento dura, pueden suspender sus habituales actividades de lucha y/o denuncia o continuar con ellas con mayor o menor intensidad, y pasado el evento, sin duda, seguirán siendo las personas críticas con el sistema y combativas que eran antes.

Como digo, entre esos extremos hay una infinidad de matices y hay muchas personas que, simplemente, no se manifiestan en ningún sentido respecto a este particular. Por la razón que sea, prefieren mantenerse ajenas a la polémica o dar su punto de vista en círculos más reducidos y de confianza.

Sin duda, es natural que esto pase, y seguramente también sano. Una cuestión tan aparentemente -al menos para muchas personas- poco ligada a la lucha contra el sistema como un mundial de fútbol, permite mirarnos hacia adentro y hacia afuera, reconocernos, asumir que incluso entre quienes a diario nos sentimos muy cercanes existen en cuestiones como ésta, o como muchas otras quizá menos visibles, grandes diferencias. Y es natural y sano que así sea, por el bien de la riqueza individual y colectiva. Lo razonable es que, después de putear durante una buena temporada, el final del megaevento devuelva las aguas a su cauce y en las luchas diarias que nos unen sigamos juntes. Lo razonable también es que nadie se vea obligade por presión social de ningún tipo a callar lo que realmente siente o piensa y que, sobre todo, la sana cultura de la crítica y la autocrítica no decaigan tampoco estos días. La autocensura es el primer enemigo contra la libertad de conciencia.

Y estas posturas aquí dibujadas seguramente se podrían dar con otros tipos de eventos, aunque es muy probable que no con la misma pasión y tal vez no con la misma exhibición social de algunas de ellas. Habrá quienes combatan los cánones impuestos de belleza y la presión que el sistema ejerce sobre los cuerpos femeninos y masculinos todos los días de su vida. Habrá quién entienda lo pernicioso del modelo cultural, económico y social de las pasarelas de moda y los certámenes de miss y míster universo, lo critique abiertamente, aunque reconozca que su vista se recrea cuando tiene ante sí cuerpos masculinos y/o femeninos reflejo de unos cánones concretos de belleza paseando ligeros de ropa y, tal vez por coherencia, se autoimponga la disciplina de abstenerse de ello. Estarán quienes son crítics con los modelos de belleza, pero en la intimidad, sin hacer gala de ello y conscientes de su incoherencia, no quieran privarse de ver esos certámenes. Y estarán quienes disocien la lucha contra la mercantilización del cuerpo humano y contra los modelos patriarcales de su derecho a ver apasionadamente un pase de modelos o un concurso de misses o misters y se sienta cuestionades cuando a su alrededor personas que llevan su mirada más allá lancen sus críticas y ataques contra tales eventos. Por supuesto, a alguna persona apasionada del fútbol le parecerá totalmente fuera de lugar la comparación, y es que, para algunas personas, el fútbol siempre será otra cosa…

Advertisements

¿Del No92 al Si14?

Posted in Anarkismoa, Antimilitarismoa, Errepresioa, Gizartea, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Komunikabideak, Kultura, Politika with tags , , , , , , , , , on 2014/06/07 by aselluzarraga

Vengo observando las últimas semanas un fenómeno en mi entorno, aquí en Buenos Aires, que me resulta, cuando menos, sorprendente. Es muy probable que mi sorpresa provenga de una diferencia cultural y que a mi mente vasca le cueste encajar el fenómeno del fútbol como religión incuestionable, a pesar de “ser del” Athletic. Lo cierto es que, leyendo comentarios por ahí he retrocedido unos añitos echando mano de la memoria histórica para ver cómo se vivían fenómenos similares en otras latitudes y en otras épocas.

Mi memoria no da para recordar si en el Mundial España ’82 hubo algún tipo de reacción organizada, tenía yo 11 años sin cumplir y el punk era algo que aún a duras penas se empezaba a sentir en las calles, difícilmente se le podía pedir estar organizado. Sólo recuerdo en los paseos por Bilbao, sede mundialista por una nefasta temporada, lo tétrico que resultaba cruzarse con los hooligans ingleses que se hicieron dueños de la ciudad esos días. Por eso, el evento cercano con el que más lo puedo relacionar es con las Olimpiadas del ’92, con sede en Barcelona. Esa época sí la viví con mayor conciencia, iba ya camino de los 21 años. Se sumaba a ese evento la “celebración” de los 500 años de genocidio indígena en América, el llamado “descubrimiento”, y aquel derroche en medio de la nada llamado Expo ’92 de Sevilla. No vivíamos en Barcelona ni nos alcanzaba para viajar para allá, pero en esa época sin Internet funcionaban los fanzines, las radios libres y el boca a boca con bastante eficiencia, y por Bilbao se dejaban caer siempre compas catalanes. Conocíamos, por tanto, toda la limpieza cosmética que iba barriendo la ciudad, los planes urbanísticos que encontraban la excusa perfecta para sacar a esas personas “indeseables” -aunque sumamente necesarias para el buen funcionamiento de la sociedad burguesa- de las zonas destinadas a recibir, remozadas y asépticas, a las oleadas de turismo cargado de divisas -aún funcionaba la peseta-.

La respuesta a aquella operación político-inmobiliaria no se hizo esperar, y pronto se hizo famoso el eslogan NOventaidos, grafiado como NO92, con una O formada por los aros olímpicos. Las calles del Casco Viejo de Bilbao se llenaron poco a poco de carteles contrarios a esos eventos y de mano en mano comenzaron a circular casettes colectivos con temas grabados por las bandas del momento en contra de toda aquella operación. Por supuesto, las bandas catalanas, las más directamente afectadas, llevaron la voz cantante, pero las bandas vascas se sumaron rápidamente a la contra-fiesta.

En Brasil, que duda cabe, existe un movimiento de lo más variado que lleva tiempo luchando y resistiendo activamente contra la guerra a les pobres -disfrazada de guerra contra el narco-, aunque no falte el monarca progre que ponga en duda que en ese país existe un pueblo diciendo NO al despilfarro y al significado del Mundial. Las noticias sobre los crímenes de Estado, la extorsión, los intereses inmobiliarios y turísticos que jamás van de la mano de los intereses de las clases explotadas, no faltan y no son difíciles de encontrar. El movimiento anarquista, como cabía esperar, se ha volcado en ese país para informar y actuar en contra de este evento mundial.

En Argentina, sin embargo, se escucha sorpresivamente dentro de la escena punk y skin, y entre personas de tendencia libertaria o abiertamente anarquista, un malestar ante quienes informan de lo que en Brasil realmente está sucediendo -por suerte, también existen reacciones opuestas-. Es curioso, porque amistades que cantan en bandas punk, manifiestan estos días su creciente enojo ante los mensajes contrarios al Mundial. Y digo que es curioso, porque si algo ha sido el punk desde sus orígenes, y si algo es el anarquismo, es precisamente un cuestionamiento continuo de toda la realidad opresiva que nos rodea y de todo el adoctrinamiento mediático al que nos someten, un meter el dedo en el ojo a las conciencias. El punk se ha jactado siempre de navegar contracorriente, de ser molesto para quienes se contentan con la pasividad de tragar lo establecido, de recordar siempre aquello que buena parte de la sociedad preferiría olvidar o no conocer; y lo ha hecho gritando bien alto al oído, sin pedir permiso.

Me gusta el fútbol, como tantos otros deportes, pero eso jamás me ha impedido ver lo que realmente ese deporte, en su versión “profesional” y masificada, significa: mafias, corrupción, pelotazos inmobiliarios, venta de un modelo estético y de sueños de grandeza, cifras de escándalo por pegar patadas a un balón y, sobre todo, por entretener a la clase trabajadora, pan y circo y, especialmente en el caso argentino, toda una organización lumpen-parapolicial en torno a las barras bravas que sirve tantas veces de fuerza de choque contra quienes desafían los intereses de las grandes corporaciones o no acatan la disciplina del sindicalismo oficial. Todo eso está ahí, lo sabemos y preferimos no pensar mucho en ello para poder seguir disfrutando de ese espectáculo anestesiante. Pero en el caso de los mundiales se suma a todo ello la bacanal de patrioterismo, las caras pintadas de colores “patrios”, los himnos, el orgullo nacional… Sólo pensar que el triunfo de España en el pasado Mundial supuso que por Bilbao se comenzaran a ver por primera vez en la historia grupos celebrando públicamente el triunfo de “la roja” -de vergüenza será…- y portando desafiantemente camisetas de dicha selección… Tuve la suerte de estar lejos de ese escenario y saber de ello sólo por comentarios de amistades.

Y sí, es cierto que eso sucede cada vez que hay citas futbolísticas internacionales, olimpiadas y similares, no sólo ahora. Y sí, es cierto que la situación social en Brasil, tanto la que viven los pueblos indígenas, como las clases explotadas, como quienes en las favelas no llegan ni al rango de explotades porque bastante tienen con seguir vives cada mañana, existía ya antes del Mundial. ¿Y con esa argumentación debe une dejar de divulgar que una situación que ya era insostenible antes se está agudizando?, ¿que el Mundial está sirviendo de excusa y pantalla extra para que el Estado y las mafias inmobiliarias hagan lo que siempre desearon hacer? No voy a hablar de que ese dinero estaría mejor empleado en hospitales o escuelas estatales, abogo por la abolición del Estado, no por su fortalecimiento. Pero si usamos el punk desde hace décadas precisamente para denunciar realidades que no por más o menos conocidas no dejan de ser reales, ¿debemos dejar de hacerlo cuando se trata del Mundial de fútbol? ¿Acaso las bandas punk de Catalunya, Euskal Herria y otros lugares cercanos no sabían que lo que estaba sucediendo en Barcelona sucedía sistemáticamente en cada evento de ese tipo? Yo diría que eran plenamente conscientes de ello y que tal realidad, en lugar de ser una razón para callarse, era una razón extra para gritar bien alto. Si usamos el punk como altavoz para intentar incomodar la conciencia de la sociedad, o al menos de quien quiera escucharnos, ¿es lógico pretender que se guarde silencio cuando sentimos que el mensaje apela a nuestra conciencia y a nuestras actitudes y no a la de otras personas, cuando les incomodades somos nosotres?

Está claro que ver un partido del Mundial no nos convierte en cómplices de la represión y los crímenes del gobierno brasileño y su policía militar, ni de las redes de prostitución infantil que van a engrosar sustanciosamente sus ganancias estos meses, ni de nada más que del hecho de ver un partido de fútbol por la tele. Se trata simplemente de dónde sitúa cada cual su conciencia y su coherencia en un mundo en el que sabemos que nos es imposible vivir coherentemente y no ser parte, por acción y omisión, del sistema. Pero si ser consciente de eso no nos impide sin embargo denunciar tantas otras cosas, que al menos no nos impida tampoco denunciar y difundir lo que en estos momentos en una geografía no muy lejana, en Brasil, están padeciendo millones de personas, agravado por los intereses que rodean a la economía futbolística y turística.

Libertad de conciencia, por supuesto, tanto para quienes quieren ver, pase lo que pase y caiga quien caiga, su dosis de fútbol internacional, como para quienes quieran difundir y recordar lo que ese evento está trayendo en tierras no muy lejanas.

Francisco “Papas Fritas”, propaganda por el hecho bien entendida

Posted in Anarkismoa, Ekonomia, Errepresioa, Gizartea, Komunikabideak, Kultura, Politika with tags , , , , , , , , , , , on 2014/05/18 by aselluzarraga

(Euskaraz)

Hoy quisiera escribir sobre una acción que se ha convertido en noticia estos últimos días en Chile. Además, ha logrado convertirse en noticia esquivando todos los intentos de los medios habituales para convertirlo en farándula. Me refiero, sin duda, a la obra del artista Francisco “Papas Fritas” “Ad augusta per angusta” . Como cabía esperar, los medios chilenos han dado más importancia al  secuestro de la obra por parte de la PDI que al sentido de la acción de “Papas Fritas”. Y cabía esperarlo, porque su acción ha dejado al descubierto las vergüenzas del sistema, y no es labor de esos medios dar cuenta de dichas vergüenzas ni reflexionar sobre el sentido político y las consecuencias sociales de una acción. Eso que los medios chilenos han pretendido farandulizar o, si no, acallar, sin embargo, ha tenido un eco más amplio internacionalmente y, por supuesto, en los medios que se salen de los renglones oficiales, en castellano  y en inglés. Lo mejor para saber de qué hablo, seguramente, es ver el vídeo de su primera reivindicación:

No deseo analizar esta acción desde el punto de vista artístico ni desde el de los medios de incomunicación, aunque ambos puedan ser interesantes. Tampoco quiero entrar en la discusión sobre la Universidad. Soy contrario a lo que dicha institución significa como herramienta para perpetuar los valores del sistema, pertenezca a la empresa privada o a la empresa estatal, al igual que parece serlo también el propio Francisco, si nos fijamos en la entrevista que ha concedido, y opino además que la discusión sobre su gratuidad es un engaño, tal y como está planteada. La gratuidad no está realmente en discusión en ningún lado, no es opción; de hecho, lo que está sobre la mesa es si se “desea” que les estudiantes, para ser adoctrinados y funccionales al sistema, deben pagar una vez -a través de la parte de plusvalía que el Estado nos quita-, dos -en los impuestos y en las tasas universitarias- o tres -en los impuestos, las tasas universitarias y los intereses-, y esa discusión no me interesa en absoluto, aunque sienta solidaridad por las luchas estudiantiles. En ese sentido, me parecen interesantes el concepto que el propio Francisco menciona en la entrevista sobre la “pluriversidad” y lo que dice sobre la universidad actual. Es, sin embargo, desde la visión anarquista desde donde quiero tomar la acción de “Papas Fritas”, para pensar, frente a lo que algunes entienden, qué características debieran tener la propaganda por el hecho y la acción directa.

Me parece especialmente interesante que esta acción suceda en Chile. Algunos de sus más claros antecedentes serían las acciones llevadas a cabo por el catalán Enric Duran y el vasco Lucio Urtubia, cada cual a su estilo y con sus objetivos, y así lo ha declarado el propio Francisco en los tuits intercambiados con Enric. Y digo que es especialmente interesante que haya sucedido en Chile, porque en ese país el polémico movimiento que se ha adueñado del sentido de la propaganda por el hecho y la acción directa, el insurreccionalismo, concretamente, es quien se ha convertido asimismo en la única imagen de un supuesto anarquismo ante la sociedad. Así que quisiera comparar sus acciones más difundidas y la que están llevando a cabo -ya que aún no ha terminado- los autores de la acción artística “Ad augusta per angusta”, analizando sus metas y sus resultados.

Para empezar, comentaré sobre la propaganda por el hecho. Ese concepto comenzó a hacerse conocido en el s. XIX. Según tal concepto, una acción o sus consecuencias debían hablar por sí mismas sobre la intencionalidad que encierran y, además, como el propio nombre indica, deben hacerle propaganda a algo.

Por otro lado, el sentido de la acción directa, procedente de la misma época, sería el siguiente: les trabajadores o explotades, para solucionar sus conflictos con les explotadores o con las instituciones de poder, deberían actuar sin intermediaries, directamente. Así que, el objetivo de una acción directa serí lograr una determinada meta. Así, por ejemplo, durante las huelgas y conflictos laborales, la acción directa significaría que les trabajadores deberían discutir directamente con el propietario o patrón o, si no, deberían tomar por propia mano las acciones para enfrentar al explotador -desde los sabotajes a los ataques directos contra los patrones-.

De modo que, tanto en la propaganda por el hecho como en la acción directa, el punto de partida solía ser un conflicto social, conflicto colectivo, conflicto laboral…, y la intención de recurrir a ella sería combatir directamente al enemigo y llevar a cabo acciones que les trabajadores y, en general, la sociedad, pudiera entender fácilmente. Era una acción solidaria, realizada en solitario o en grupo, pero más que hacia une misme, enfocada hacia les otres, hacia el grupo, hacia la sociedad. Además, dentro de ambos conceptos podían incluirse los atentados contra represores y patrones despiadados, para vengar las masacres contra el proletariado. Así pueden entenderse las acciones de Simón Radowitzky o Kurt Wilkens, y cabe recordar que este último, además, era un pacifista tolstoiano, que no tomaba la violencia como bandera, aunque fuera comprensivo con quienes decidían usar la violencia contra la otra violencia sistemática de los patrones.

Sin embargo, hoy en día estamos cada vez más habituades a escuchar dichos conceptos unidos a la corriente “anarquista” llamada insurrecionalista. Comparemos esas acciones que orgullosamente suelen reivindicar con la llevada a cabo por Francisco “Papas Fritas”.

Desde el insurreccionalismo son habituales los bombazos contra las sedes de bancos, iglesias y otras instituciones, por ejemplo. Generalmente pequeños explosivos, que solamente buscan daños materiales y eco mediático. Unidos a ellos, solemos leer una retórica bastante repetitiva y generalista en los escritos de reivindicación. A través de tales escritos suelen querer hacer llegar el sentido de la acción y, siguiendo a la fuente ideológica que subyace tras el insurrecionalismo, es el yo -o, como mucho, el nosotres, un nosotres muy reducido que sólo hace referencia al presunto grupo de afinidad- el que predomina. Junto a ello, desprecio y odio hacia la sociedad en su conjunto en la mayoría de los casos. Así, les insurrecionalistas hablan de sí mismes como las únicas personas conscientes de la realidad y coherentes. El resto, y cada vez más la clase trabajadora, es despreciable, gente que, por vivir anestesiada por el sistema, no merece respeto. Se sienten en una guerra entre el yo y el sistema. No es de extrañar. El insurreccionalismo es una de las manifestaciones de la teoría individualista -como el propio capitalismo- y su punto de partida es la misma ficción que la usada por Hobbes, al igual que por Stirner y por Nietzsche: un ser humano aislado previo a cualquier forma de sociedad, es decir, un ser que jamás existió en la historia. De ese comienzo mítico que sólo existía en su fantasía, Hobbes concluía la necesidad de un Estado totalitario, ya que él sería el único que podría garantizar el “equilibrio” frente a las intenciones opresoras de los seres humanos egoístas y aislados. Por su lado, Stirner y Nietzsche reivindicaron el totalitarismo del individuo egoísta frente al Estado, atrapados en una dialéctica sin salida. Después de todo, escribieron, voluntaria o involuntariamente, para dar la razón a Hobbes, y es conocida la influencia que dicha filosofía, en especial la de Nietzsche, tuvo en las bases ideológicas del nazismo. Así que, si hubiera que entender las acciones insurreccionalistas como propaganda por el hecho y acción directa, lo que nos queda es la propaganda del yo y la acción directa del yo. ¿Con qué objetivo? Seguramente, muches de elles nos responderían que no necesitan objetivos concretos. Satisfacer el yo, hacer la guerra perpetua al sistema. Desde el punto de vista de la propaganda, tales acciones, es decir, las bombas colocadas contra bancos y demás instituciones, de hacer propaganda a alguien, se la hacen a las propias instituciones atacadas, a la Policía, a la Iglesia, a los medios de comunicación… y al propio Estado. Para empezar, porque esos daños materiales son totalmente asumibles por quienes sufren el ataque y, por otro, porque todos ellos, a pesar de ser nuestros victimarios diarios, serán vistos por la gente, en la mayoría de tales acciones, como víctimas, digan lo que digan los comunicados insurrecionalistas -además, no se entiende muy bien desde el punto de vista de dicho individualismo a quién están dirigidos los comunicados, si no es, en caso de entenderlos dentro de la propaganda, para quienes ya antes pensaban como elles o para elles mismes-. Para constatar la propaganda directa o indirecta a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, basta comprobar como la propia Policía de tanto en tanto utiliza grupos armados organizados para generar caos y saqueos, en especial cuando pelea por sus propias condiciones laborales y pretende presionar al gobierno con alguna huelga que “recuerde” a la sociedad que sin la labor policial no tienen quien les “defienda”. Efecto psicológico similar consiguen bombazos que la mayoría de la sociedad que, desde luego no tiene tiempo ni ganas de leer los comunicados esparcidos por la zona o colgados en internet, jamás termina de entender o situar en un contexto relacionado con sus propias problemáticas y luchas diarias -que también las tienen, por más que a algunes les parezcan intrascendentes-.

Por su parte, desde el punto de vista de la acción directa, debiéramos pensar para qué sirve una acción directa que no desea lograr objetivos concretos, o si el único objetivo no es la realización misma de tal acción “directa”. Entre les insurreccionalistas que colocan el artefacto y la institución atacada, como mucho, existe un conflicto abstracto, el mismo conflicto interminable que todes mantenemos con tales instituciones, pero en dicha lucha un explosivo no conlleva ningún paso adelante, no debilita a dicha institución y nosotres -y quienes lo colocan- no ganamos nada. Las acciones acostumbran a situarse fuera del contexto social, la mayoría de las veces no se enmarcan dentro de un clima concreto de conflicto -como mucho, algunas se sitúan dentro de campañas de “solidaridad” con les preses-, y no sirven siquiera para subir la fuerza moral en una hipotética lucha. Pero, nos dirán les insurreccionalistas, a nosotres la sociedad nos importa una mierda, no actuamos para conseguir nada para ella. Está claro, sin duda. Por último, siendo el origen confeso de la ética individualista el egotismo, como el propio Stirner reivindicaba, les insurreccionalistas repetirán a menudo en sus textos que las consecuencias que sus acciones puedan tener sobre otras personas no les importan. Así que, si a consecuencia de sus acciones encarcelan a personas sin relación alguna o, como sucedió en el s. XX con la supuesta organización anarquista inventada por el Estado español “La Mano Negra” y con otros numerosos casos similares, aunque sean utilizadas de excusa para desarticular de raíz movimientos que puedan resultar un peligro para el sistema, como diría el gobierno estadounidense, todas esas cosas son “daños colaterales”. Al final, les insurreccionalistas no darán la cara y si el Estado utiliza sus acciones para neutralizar anarquistas y movimientos que nada tienen que ver con ellas, a través de los conocidos montajes, como sucede con frecuencia, bien les vendrá también para alimentar su discurso. La solidaridad hacia las personas detenidas bajo la excusa de sus acciones se limitará a eso: a nuevas reivindicaciones y acciones insurreccionalistas, desde lugar seguro y sin dar la cara. Por el contrario, después de que algune de elles caiga, acudirán sin pensárselo dos veces a la solidaridad de todes y, además, les anarquistas nunca les negaremos esa solidaridad que desde sus acciones y posturas elles acostumbran a negar a todes les demás.

Por tanto, es muy difícil ver en tales acciones la propaganda por el hecho y la acción directa por ningún lado, si no es retorciendo totalmente el sentido de tales conceptos. Y vistas las consecuencias y que, como se ha mencionado, los Estados, inventando supuestos grupos, acostumbran a organizar acciones del mismo tipo y a hacer aparecer similares panfletos, debiéramos pensar a quiénes benefician.

Por el contrario, la acción de Francisco “Papas Fritas” sería la otra cara de ese comportamiento que ya nos ha habituado. Para empezar, como propaganda por el hecho, es redonda. Se sitúa en un conflicto concreto, en este caso, en el mantenido por la Universidad del Mar con su alumnado. La sociedad conoce bien la estafa de dicha Universidad y, además, en un contexto en el que en la sociedad el debate en torno al propio sistema universitario está candente. Es una acción imaginativa, y busca un resultado concreto: dejar anulada la deuda que el alumnado tenía con la Universidad, evidenciar la estafa y desnudar las debilidades de todo el sistema. Desde ese lado, ha cumplido su objetivo, sin duda. Por otro lado, como propaganda, la propia acción explica el mensaje subyacente, y es un golpe que puede ser bien visto tanto por la sociedad como, sobre todo, por el alumnado implicado en el caso. Genera simpatía. También fija otro eje para el debate: legalidad vs legitimidad. Cualquiera puede apreciar, en este caso, como en otros muchos, que la ley afirma la ilegitimidad, y que en muchas ocasiones la legitimidad solo puede defenderse desde la ilegalidad. Más aún tras la intervención de la PDI: la Policía está para defender los intereses de les estafadores, del capital, de les rics, da igual qué Policía y de dónde -y de paso, ha mostrado que también los museos, tomen el nombre que tomen, son solamente otra pieza más del sistema-. Se lo mire por donde se lo mire, es una perfecta acción de propaganda, tanto propaganda a favor de la acción directa, como propaganda para dejar al descubierto la pasividad del Estado -Partido Comunista incluido-, de algunas organizaciones estudiantiles y de los medios de comunicación.

Desde el punto de vista de la acción directa, por otro lado, es rotunda: en la lucha contra una institución -la Universidad del Mar, en este caso-, dejando a un lado las vías institucionales, los intermediarios, las negociaciones, golpea directamente: toma los títulos de deuda y los quema. El conflicto está identificado, es conocido en la sociedad, el enemigo también está identificado, y así lo está el objetivo: en este caso, cancelar la deuda de les estudiantes. Y hacia ese objetivo, la vía directa. El resultado, también redondo. A ver qué malabares legales inventa la Universidad para cobrar esa deuda ilegítima que, de momento, es incobrable. Las personas que sistemáticamente han actuado de mala fe -les propietaries- deberán esperar la “buena” voluntad de sus damnificades para olfatear el dinero.

Lucio Urtubia logró tener arrodillado al poderoso Citibank. Enric Durán, por su parte, dejó al descubierto las vergüenzas del sistema de crédito bancario, recuperó algo del dinero que ellos roban a diario y consiguió poner en marcha uno de los movimientos revolucionarios más interesantes que se está tejiendo actualmente en Europa. Francisco “Papas Fritas” tampoco se ha quedado atrás y, además de desplazar el eje del debate, en la lucha contra el lucro universitario ha logrado desactivar una deuda que ahoga a miles de estudiantes. Y los tres han tenido en mente al prójimo, a la sociedad, un modelo para una nueva sociedad, no su propio ego, su guerra individual. Además, los tres han dado la cara ante las consecuencias y han dibujado líneas que pueden ser ejemplo para muchas personas.

Sin duda, la de Francisco “Papas Fritas” ha sido propaganda por el hecho bien entendida, loable acción directa. Veremos qué nos depara en adelante.

Cuando en la sociedad atomizada la familia resulta un escollo

Posted in Anarkismoa, Ekonomia, Gizartea, Kultura, Politika with tags , , on 2014/04/25 by aselluzarraga

(Euskara)

Hoy, en una de esas herramientas que el sistema nos ha regalado para que nosotres mismes facilitemos el trabajo a los servicios de inteligencia, osea, en Facebook, leía esta frase a un amigo virtual:El patrón y la familia son dos instituciones nefastas por sí mismas; combinadas son la peor forma de explotación posible”. Suelo estar de acuerdo con muchas cosas que escribe este amigo, pero en este caso, imposible, y creo que es una buena ocasión para escribir sobre un tema que a menudo me da vueltas por la cabeza.

Para empezar, siendo la base de la vía científica -aunque prefiera mantenerme lejos de tales vías, ya que no soy un devoto de la religión científica- para analizar cualquier asunto el empirismo, es innegable que la fuente de experiencia más cercana que tenemos es la nuestra propia y, por tanto, en primer lugar he echado una mirada a mi propia familia para constatar si eso es así: ¿mi familia ha sido para mí una institución explotadora, nefasta? Pues… no. Un no rotundo. Muchas veces sí limitadora, seguro, puesto que si no hubiera tenido la familia que tengo, seguramente me habría atrevido a muchas más cosas. La posibilidad de llevar dolor a la familia siempre puede ser un freno para avanzar en la vida. Pero igual que me ha quitado, sin duda, también me ha dado mucho y, puesto en una balanza, en lo que a mí respecta, al menos, aunque no sea el modelo que deseo replicar, más que limitarme me ha impulsado a ser lo que soy, por su voluntad o en contra de ella. Salgo de esa primera experiencia y, observando mi alrededor, no sé si he conocido demasiada gente que considere a su familia como explotadora. En general, más allá de los aprendidos discursos radicales teóricos, yo he conocido gente que ama a su familia, con todas sus matizaciones. Además, en no pocas ocasiones he visto que esa misma familia se convierte en uno de los pocos refugios cuando las cosas van mal, por ejemplo, cuando la gente no consigue satisfacer ni si quiera su “derecho” a ser explotada. Por otro lado, también tengo amistades anarquistas que han formado familia, haya en esa familia padre y madre, una madre sola…, y no creo que tampoco elles se consideren a sí mismes explotadores de les hijes que han tenido o de sus parejas, aunque tienen claro que lo que han formado es una familia.

Más allá de lo que cada cual conoce de primera mano, tenemos las estadísticas. No tengo ninguna fe en ellas, tanto como en los dioses, más o menos, siendo que se trata de una de las formas más usadas de manipulación científica, pero aún así, hoy en día, cuando conviene, todo el mundo mira esos fríos datos y los utilizan continuamente para sacar de ellas mil y una conclusiones y construir teorías; así que, veamos a través de ellas que datos podemos extraer, con un simple ejemplo… Aunque no sea un exacto ejemplo de la explotación que las criaturas sufren en la familia, puede valernos para medir algunos de los daños de ésta, por ejemplo, las informaciones sobre la violencia que les niñes sufren. Según datos dados para los Estados Unidos, 1 de cada 10 infantes sufre algún tipo de violencia familiar -y violencia, en general- y 1 de cada 16 infantes sufre abusos sexuales. Por otro lado, en esos datos resulta curioso ver que niños y niñas sufren de forma pareja malos tratos y abusos, aunque los fallecimientos sean más numerosos entre los primeros, y aún más curioso resulta ver que la mayoría de los malos tratos y abusos (53,5%) son cometidos por mujeres, en contra de lo que se acostumbra a pensar. Pero bueno, eso daría para otras reflexiones. La cuestión es que, aunque más allá de las estadísticas cualquier caso de malos tratos o abusos sea dramático, la mayoría de les niñes (el 90%) no sufre, según eso, algo así en sus familias. Como en todos los tipos de violencia, siempre suele ser cosa de minorías, a pesar de que esas minorías acostumbren a ser utilizadas para extender con milagrosa facilidad sospechas y acusaciones hacia todo el mundo, sin el menor análisis crítico, en estos tiempos que vivimos de alarmismo y alabanza hacia todo tipo de represión. Por otro lado, si nos fijamos en la explotación infantil, veremos que en la mayoría de los casos, detrás de cada niñe explotade, existe una familia completa explotada. Así que, en tales casos, les trabajadores y campesines pobres, quienes para sobrevivir no cuentan más que con su fuerza de trabajo, suelen pasar inmediatamente a convertirse de víctimas a victimaries, gracias al inmejorable trabajo de nuestros fieles medios de comunicación y creadores de opinión, olvidando que detrás de la mayoría de esas familias “explotadoras” existen empresaries “honestes” que la justicia difícilmente llega a tocar -tal y como ayer claramente mismo vimos en el muy recomendable documental La cáscara rota.

Así, en nuestros tiempos, desde la izquierda “radical”, con frecuencia se escuchan terribles acusaciones contra la familia. Por un lado, que es una estructura patriarcal y machista. Por otro, que es uno de los pilares para socializar, “normalizar”, domesticar y “civilizar” a las criaturas. Y sin falta, por supuesto, también que son una cárcel para la mujer. Todo eso, sin ningún tipo de matiz, nuevamente. Así, se toma un único modelo familiar, el de la familia patriarcal nuclear occidental, y se acostumbra a utilizarlo como si fuera el único modelo que existe y que en la historia ha existido para denostar todos los tipos de familia. Eso suele tener muchas veces el discurso actual: una realidad múltiple es un obstáculo, obliga a pensar más de lo que se desea, en los tiempos de la pereza intelectual es mucho más eficaz simplificar todo y minimizar el discurso. Blanco o negro. La mayoría de las veces, siendo la única fuente pseudo-teorías leídas o escuchadas que no se basan en la experiencia.

Sin embargo, la hostilidad contra la familia no es algo nuevo, ni siquiera moderno. Uno de los pensadores más clásicos, Platón, precisamente, hace mucho ya escribió en su contra, hace tiempo que proclamo la necesidad de hacerla desaparecer, y me da que en el discurso del famoso filósofo se esconden las mismas razones que existen hoy en día para atacar a la familia, sin matizaciones. Y es que, para Platón, al diseñar su sociedad totalitaria “perfecta”, su república, la única razón superior era el Estado, y en aquel Estado totalitario platoniano la familia era un obstáculo. Así, para una de las elites de aquel Estado suyo, para les guardianes, propuso el “comunismo” de mujeres y niñes -y lo propuso junto con planes muy concretos de eugenesia, para hacer desaparecer los genes que no estaban a la altura de aquella excelente sociedad-. Para Platón el amor no tenía cabida. Como mucho, era bueno en las guerras, para, al luchar les amantes une al lado de otre -ya que también proponía que a la guerra fueran y lucharan en igualdad hombres y mujeres-, dar mayor coraje a les guerreres, para que dieran lo mejor de sí mismes, para que ante la persona amada se comportaran heroicamente. Pero para el Estado, lo mejor era hacer desaparecer las familias. Nada de relaciones fijas, nada de amor, sexo libre, criaturas que no conocieran a sus padres y madres y… el Estado como único padre de todes sus guerreres.

Pero el modelo de Platón no tuvo éxito, y los Estados de su época y posteriores no exterminaron la familia. De este modo, en muchas sociedades existieron modelos familiares que poco tienen que ver con el actual. Sobre todo, la llamada familia amplia. Aquellas familias podían tener más de 20 miembros, aunque eso no significara que todes vivieran juntes. Y esa familia amplia dio gran vitalidad a las gentes humildes para enfrentar todos los avatares de la vida, y también para enfrentar a les poderoses. Y es que, en contra de todos los argumentos que hoy se utilizan contra ellas, las familias, por encima de cualquier otra cosa, han sido durante largo tiempo el baluarte del altruismo, de la ayuda mutua, del amor y de la solidaridad. Guardianes do la cultura opuesta a las elites. Con todos sus errores, problemas y conflictos.

Y son, precisamente, esas las características que algunas ramas del liberalismo moderno no pueden tolerar. En el proyecto de revolución burguesa, las familias proletarias, así como son fuente de dinero y de recursos, también han sido desde siempre fuente de problemas y quebraderos de cabeza. Por un lado, durante cierta época tenían “demasiades” hijes, y algunes burgueses temían que algún día, al crecer su población tan rápidamente, si se sublevaban, no llegarían a ser demasiades para poder enfrentar su fuerza, y de ahí comenzaron los primeros proyectos malthusianos y eugenésicos, incluyendo las primeras reivindicaciones del aborto, ya que se trataba de una de las medidas propuestas para controlar el crecimiento de la población obrera, no la única. Por otro, aquellas amplias familias proletarias que vivían en los mismos barrios tenían gran capacidad para apoyarse mutuamente, para juntas enfrentar al patrón, para organizarse, y, claro está, eso no era muy del gusto de los patrones.

Sin embargo, en los últimos siglos esa necesidad de brazos se ha comenzado a organizar de otra manera en el norte global: que sea el sur global quien aporte esos brazos -tanto para la fábrica como para la guerra-. En el norte global, por el contrario, nos conviene una sociedad atomizada, un ser humano hiper-aislado. La familia, precisamente ese modelo de familia patriarcal nuclear que extendió la burguesía, ya no es más necesaria -y, con el tiempo, ese discurso contra la familia se irá haciendo camino por sí mismo en los pueblos humildes, ya que su modelo social, antes o después, suele ser el del norte global-. Aldous Huxley representó inmejorablemente en su famosa novela Un mundo feliz el modelo que el sistema hoy desea para el norte global, muy parecido al que en su día deseó Platón, por otro lado: las únicas preocupaciones de los humanos, mujeres y hombres, deben ser tres: producir, consumir y ser “felices”. Se necesitan seres humanos solos, aislados, ególatras, hedonistas y superficiales. Toda relación guiada por el amor es nefasta, inútil, un obstáculo para ascender en ese modelo social. Así que las familias no son más necesarias. Críar y educar a les niñes y satisfacer todas las “necesidades” básicas de todes les ciudadanes es tarea del Estado. En el nuevo modelo de esclavismo se debe rechazar todo aquello que pueda servir para enfrentarse al sistema y propagar otros modelos de relaciones, intereses y motivaciones no materialistas.

Pero en ese camino, como en otras muchas cosas, el sistema tiene un problema: esa dualidad congénita que padece el Estado liberal burgués. Existen para todo dos visiones sistémicas principales, en cuanto a moral, economía y política, y ambas son funcionales. La cuestión es mantener el equilibrio. Unas visiones morales, económicas y políticas se perciben ligadas a la “derecha”. Otras, ligadas a la “izquierda”. Y el sistema ha aprendido inmejorablemente a utilizar la dualidad discursiva. De esta manera, en ciertas épocas la derecha se utilizará para realizar el trabajo sucio, y la izquierda para el trabajo limpio, y en otras épocas, al revés, según lo que cada cual tome por sucio o limpio. Además, esa cuestión no es siempre fácil de visualizar. De hecho, la misma persona -o partido- puede poseer valores morales generalmente visualizados en la derecha y, al mismo tiempo, una visión de izquierda para la economía y la política, y al contrario.

En cuanto a la moral, los valores que se han percibido ligados al cristianismo se han solido tomar por valores de derecha, morales “estrechas” sobre la familia, el sexo, el aborto, la eutanasia… Y sus opuestos, las conciencias morales “amplias”, se han solido considerar de izquierda. Respecto a la economía, el interés personal, el “derecho” a enriquecerse, la defensa de la libertad de mercado, la propiedad privada, el egoísmo… se suelen entender intrínsecos de la derecha, y la “justicia” social y el reparto de la riqueza, la solidaridad, lo público, la generosidad, el control estatal del mercado… propio de la izquierda. Finalmente, en cuanto a la política, suele verse a la izquierda como defensora de un mínimo Estado: Estado sí, pero en lo que se refiere a propiciar vías para reunir capital, proteger legalmente la riqueza acumulada y defender los derechos de les “propietaries” y, en todo lo demás, a partir del momento en que a la sombra del Estado he conseguido sacar adelante mis negocios, si no es para reprimir a les pobres, que el Estado desaparezca de mi camino. La izquierda, por el contrario, suele percibirse ligada a una apasionada defensa del Estado, al estilo de lo que proclamara Mussolini, todo dentro del Estado, todo para el Estado, nada fuera del Estado, nada en contra del Estado.

Sin embargo, las realidades suelen ser más complejas. Así, por ejemplo, en las cuestiones en que la moral cristiana está próxima a la moral “universal” -si es que existe algo así-, no está tampoco muy alejada de la ética anarquista, y en aquello que el anarquismo tiene de humanismo, coincide con unos cuantos valores que el cristianismo, al menos teóricamente, sobre todo el cristianismo primitivo, históricamente ha reivindicado -la solidaridad, la condena de la propiedad privada, el comunalismo, el amor…-. Asímismo, hace poco escuché con interés a algunas mujeres anarcofeministas argentinas cuando contaban que las mujeres anarcofeministas de comienzos del s. XX, al menos las argentinas, eran encendidas enemigas del aborto y defensoras de la familia. Al parecer, las mujeres de esa época aún no habían caído en las tendencias neomalthusianas, no sabían gran cosa del odio hacia la familia del izquierdismo radical, y tenían más claro que las actuales que para enfrentar al patrón y al sistema su más firme defensa era la familia. Tenían claro en aquella época que para enfrentar al sistema, es decir, al capital y al Estado, mujeres y hombres debían unirse, y que la fortaleza más firme la tenían en el amor mutuo.

Así que, sospecho que en muchas cuestiones el sistema difunde con la boca izquierda aquellas cosas que no puede decir con la boca derecha. Sospecho que, frente a la sociedad atomizada, aislada, solitaria, perdida, debilitada que necesita hoy en día el sistema, la familia es un escollo. Hoy en día se necesitan individuos indefensos dispuestos a tirarse ciegamente desnudos a los brazos del Estado. No es raro, entre otras cosas, el predicamento que tiene hoy Nietzsche entre izquierdistas y revolucionaries. Ni raro, ni casual.

En cualquier caso, el tema no es tan simple, no es una cuestión que se resuelva con un simple sí o un no. Quienes aspiramos a desterrar conjuntamente capitalismo y Estado, debemos elegir libremente si queremos familia y, sobre todo, qué modelo de familia queremos, para que, en lugar de un reflejo del modelo jerárquico del sistema, podamos poner también en ella la semilla de la revolución.

Cuando los gobiernos “progres” son el mejor recurso del imperialismo

Posted in Anarkismoa, Antimilitarismoa, Drogak, Ekonomia, Gizartea, Ironia, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 2013/12/30 by aselluzarraga

(Euskera)

Me rompen bastante las bolas los aplausos y alabanzas que los gobiernos progres y supuestamente anti-imperialistas de Latinoamérica reciben en las redes sociales y en tantos ambientes “izquierdistas”. A decir verdad, el imperio no podía haber pensado un modo más perfecto para poder llevar a cabo todos los imprescindibles planes que tiene en la región. No hay mejor manera para ejecutar en silencio y sin apenas protesta -o silenciando y reprimiendo a palos, entre los aplausos de muches progres, la poca protesta que hay, tratándola de “gorila”, de hacerle el juego a la derecha, y todo ese discurso tan conocido como eficaz- proyectos que de otra manera concitarían enorme resistencia social.

Latinoamérica,  para el “norte global” o para el “primer mundo”, osea, para los Estados Unidos, Europa, Japón y ahora, cada vez más, para China, ha sido una fuente inagotable de recursos básicos desde que cayó en manos europeas. Desde entonces, como todes sabemos -o debiéramos saber-, a base de expulsar, tomar esclaves -o “proletarizar”, si aceptamos el eufemismo- o exterminar por la fuerza, por la pólvora o, últimamente, con agroquímicos, a cuanto pueblo originario y campesine les ha hecho falta -según lo que de elles necesitaran o de la resistencia que opusieran-, han convertido a Latinoamérica en la tierra para lograr mediante expolio los recursos necesarios para el hemisferio norte: plata, oro, caucho, cobre, petróleo…; café, cacao, trigo, maíz, papa, azúcar, coca… Los pueblos más miserables en las tierras más ricas, por el bien del “progreso”, por supuesto. Ése es el enorme “regalo”, el gran “patrimonio” legado por occidente durante siglos.

El expolio no ha tenido pausa, y no tiene pinta de ir a tenerla. En ese contexto, muches creen que en Venezuela, Ecuador, Bolivia, incluso en Brasil, Argentina y Uruguay -en esos últimos sólo les más ingenues, seguramente- se enfrenta al imperio y que finalmente, después de tantos siglos, existen hoy en día gobiernos que otorgarán la soberanía a Latinoamérica. Eso pareciera al escuchar los encendidos alegatos de sus monarques y ver el fingido enojo del imperio. Está claro: el teatro siempre ha dado buenos resultados.

La realidad, sin embargo, es muy otra. Lo más grave, seguramente, el acuerdo firmado por todos esos países, sin excepción, el llamado IIRSA. Si a algune la propaganda de Estado le tuviera engañade, aquí puede ver, por ejemplo, qué opinan los pueblos originarios sobre ese plan de “integración” teledirigido desde EEUU, Europa y China. Muchos de los conflictos que el gobierno “bolivariano” de Venezuela mantiene con sus pueblos indígenas sólo pueden entenderse a la luz de dicho IIRSA.Así, quienes fueran presidentes de Venezuela y Colombia, Chavez y Uribe, no mantenían una opinión muy distinta sobre la importancia de dicho plan…

Ahora, en ese contexto, leo la noticia sobre la infraestructura anunciada por Evo Morales. ¡Qué alegría! Seguramente, muches progres creerán que es una idea inmejorable poner la Amazonia patas arriba y construir un transporte que una ambas costas. Sí, efectivamente, el marxismo, en general, desde su origen, ha coincidido plenamente en muchos puntos con la ideología capitalista, y es que en gran medida no es más que una relectura desde la izquierda para conseguir el capitalismo perfecto, y siempre ha mantenido el mismo afán por la extrema industrialización -con honrosas excepciones-. Lo lleva incorporado en sus genes. Por supuesto, esa destructiva infraestructura va a ser mucho mejor si en lugar de EEUU la construye China. Después de todo, ¿cuál es hoy en día el capitalismo más fuerte, sino el chino?

IIRSA no es más que la forma de mover más rápido los productos que Latinoamérica debe producir para el norte global. Y es que, ¿para quién si no producen les latifundistas riques, les asesines con pedigrí de indios, de Chile, Argentina, Paraguay, Brasil, Perú…? Cuba, con todo y bloqueo, no dejó de producir azúcar para les yankees y, en general, tabaco para les fumadores occidentales. Bolivia, entre otras cosas, produce cada vez más quinoa para que les veganes alternatives de Europa consuman su dosis de proteína de buena calidad. Argentina es uno de los mayores productores de transgénicos para el primer mundo, entre los aplausos de Cristina. Colombia año a año envía las dosis de café y coca que necesita el mercado occidental, bajo el auspicio de la CIA… Y ahora, un producto con un inmenso potencial comercial, la marihuana, ya ha conseguido su productor oficial: Uruguay. Todo, gracias al “grosso” “ex-anarquista” Mújica. Las farmacéuticas norteamericanas no pueden estar más felices. En varios Estados la marihuana ya era legal para producir medicamentos contra el cáncer pero… les faltaba el productor y suministrador legal. Ahora ya lo tienen, y el negocio más exitoso de hoy en día puede respirar tranquilo. Soros y Rockefeller no han aligerado en vano su bolsillo para financiar la campaña publicitaria que Mújica necesitaba, como él mismo ha confesado. También Monsanto puede seguir más tranquilo con sus experimentos en marihuana transgénica, teniendo ahora dónde experimentar, vender y distribuir.

Tras esas aparentes enemistades, todos los gobiernos del mundo coinciden en los intereses y puntos de vista “fundamentales”. Y es que, siendo los gobiernos mundiales las elites militares y económicas de cada lugar, ¿cómo no iban a entenderse entre ellos? Así, Latinoamérica siempre ofrecerá los laboratorios sociales, los productos de lujo ofrecidos por la tierra, la dócil mano de obra… que el norte global necesita, bien barato todo, y ahora, para terminar de redondear la estrategia, entre los complacidos aplausos de la izquierda. Los Estados no regalan nada gratis…

Sobre legitimidad y adoctrinamiento

Posted in Anarkismoa, Gizartea, Ironia, Komunikabideak, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , on 2013/12/16 by aselluzarraga

Esta mañana me toca de nuevo tener de fondo el programa de amable adoctrinamiento estatal, “Buenos días a todos”, y escucho los malabares que hacen frente a la aplastante opción de la población chilena por dar la espalda al sistema partitocrático, en este caso frente a la elección de la futura presidente, entre las candidatas del centro derecha y de la extrema derecha, en la jornada que el ingenio popular chileno dio en llamar “Día del pico en el ojo”. Así, mientras el 58,03% de la población chilena con derecho a voto, en esta primera edición con voto voluntario, es decir, en la primera ocasión que la población chilena puede decidir sin coacciones su participación o no en el sistema impuesto por las elites burguesas a toda su población, la siguiente opción, la candidata del centro derecha Michelle Bachelet, del PS, contó con el apoyo del 25,55% de la población con derecho a voto.

Ante esta evidencia, las mensajerías del sistema tiene rápidamente que desdibujar el panorama y aleccionar a la población sobre cómo interpretar este “tropiezo” de su sistema de sometimiento. De esta manera, les presentadores del programa matinal, en una esfuerzo mental, reconocían que no ir a votar es tan legítimo como hacerlo, que es una de las pociones que da el sistema, pero rápidamente hacían una interpretación sesgada de esta opción mayoritaria, antes de que a cualquiera se le ocurra pensar cosas “raras”. Así, tras esa elección, veían dos únicas opciones, tres a lo sumo: 1. una parte de quienes no votan no lo hacen porque ninguna de las dos candidatas a presidente les ha convencido; 2. una gran parte no vota porque prefirió irse a la playa o a comprar regalos navideños; 3. -y arriesgando un poco más, pero no mucho- algunas personas muestran así su desacuerdo con el sistema binominal. Por supuesto, esta última lógica no debe en ningún caso estirarse más allá, no sea que nos encontremos con que mucha gente, sencillamente, no cree en el sistema en su conjunto y no quiere ser gobernada ni representada, no quiere delegar su capacidad política en ninguna otra persona. Eso jamás lo escucharas de estes voceres del sistema.

Y no lo escucharas, porque si se va más allá aún, podríamos concluir que entre quienes no sufragan están las únicas personas que creen en la democracia, esto es, en el gobierno directo del pueblo para el pueblo a través de sus propias asambleas soberanas. Eso, la democracia, es opuesto históricamente, como ya expliqué en un par de artículos, a lo que en este caso se escenificaba, que es la monarquía. Y es que, así como la democracia ha sido históricamente, hasta la prostitución de ese nombre en el s. XVIII vía Revolución Francesa, el gobierno directo y sin intermediarios del pueblo en sus propias asambleas, monarquía no es otra cosa que el gobierno de una sola persona, independientemente de que esta persona sea o no electa, su cargo sea o no vitalicio, y tal cargo sea o no hereditario, de que fuera llamada rey, duque, príncipe, emperador… o presidente. Por eso se han distinguido históricamente monarquías absolutas, monarquías hereditarias y, como en este caso, monarquías electivas. De la misma manera el sistema parlamentario actual, siendo un gobierno de partidos, es una partitocracia o, asignándolo según la tradición histórica de la división de sistemas de gobierno, una aristocracia, en este caso electiva, formada por partidos políticos. Ambos sistemas que conviven en tantos países actuales, como Chile, monarquía y aristocracia electivas y de mandato limitado, son negadores de cualquier forma democrática de gobierno. De modo que habrá que entender que entre esa mayoría abstencionista se encuentran las únicas defensoras de la democracia.

Por otro lado, hablaba este canal adoctrinador sobre la legitimidad del resultado, y rápidamente adelantaban que era una cuestión ya zanjada. Este resultado, la elección de la monarca Bachelet, era tan legítimo como el anterior nombramiento de Piñera. Efectivamente, así es: este resultado es tan legítimo como aquél, y eso a lo que va a conllevar, a que una persona gobierne un país de 17 millones de personas con el beneplácito de 5 millones, es tan ilegítimo en un caso como en otro. Lo que se ha visto es que, quienes no se inscribían antes para votar, en este nuevo sistema de inscripción automática y voto libre toman la misma decisión soberana que antes: no participar ni dar legitimidad al sistema que ha de someterlos por cuatro años más. Eso no es una dejación de las “obligaciones ciudadanas”, muy por el contrario, significa en muchos casos asumir la facultad política propia y no delegarla en nadie, reservándose el derecho de desobediencia ante un sistema que, no solo no lo representa, sino que no se desea que lo represente. Sin embargo, la lógica monárquica no acepta, una vez más, la voluntad del pueblo, y en lugar de dejar el trono presidencial vacante, éste será ocupado por una persona con una legitimidad otorgada por el 25% de las personas con derecho a voto en Chile. Chile, mejor que muchas otras monarquías y aristocracias electivas, ha dejado al descubierto la ilegitimidad del sistema de gobierno en su conjunto, la decadencia de este sistema explotado por las elites económicas y militares constituyentes de cada Estado después de más de dos siglos de engaño sistemático.

Por otro lado, estos guardianes del sistema tienen sus momentos divertidos. Así, uno de los presentadores, mientras hacían nuevos malabares para pensar como “atraer” más gente al voto -no a la política, sino a la renuncia de ejercerla por une misme, que es lo que significa votar-, observaba que, en caso de que el voto volviera a ser obligatorio -desnudando de nuevo el lado coercitivo de este sistema de dominación de la mayoría por una minoría privilegiada-, al menos el derecho a desinscribirse de quienes fueron inscrites automática y, por lo tanto, involuntariamente, no debiera suponer una carga para éstes, palabras ante las cuales el otro par de presentadores rápidamente salía al paso. Y es que, ¿se imaginan si cualquiera de ustedes ha sido inscrito sin solicitarlo y, ante el fracaso de esta libertad de voto, se viera de aquí a cuatro años sometide al voto obligatorio bajo amenaza? Parece ser que eso encantaría al ex-presidente Lagos, que ya ayer se mostraba enojadísimo contra el sistema de voto voluntario, exponiendo inmejorablemente la desconfianza que tienen las elites gobernantes en su propia ciudadanía, tratada, cuando no acata el guión dictado, como inmadura, “no preparada para la democracia” -si alguna vez hubieran tenido la más mínima intención de preparar a la ciudadanía de cualquier país para la democracia, haría décadas que las aristocracias y monarquías electivas habrían tocado a su fin-. Como en el cuento, al monarca no le gusta que un niño lo apunte entre la multitud y le diga que camina desnudo, menos le va a gustar que sea toda la multitud la que ose demostrar esta realidad.

3° Cicletada Encapuchada y la obediente criminalización mediática

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Gizartea, Ironia, Komunikabideak, Politika with tags , , , , , , , , , , on 2013/10/29 by aselluzarraga

1383129_680062515338029_870126770_n

Estas mañanas, mientras laburo, me está tocando escuchar, de refilón y a mi pesar, la habitual palabrería que escupe el matinal de Chile de TVN. En esta ocasión, fiel a su políticamente correcto fascismo ciudadanista, machacan con el guión agendado por Carabineros y el Ministro de Interior Chadwik, heredero directo del tristemente celebre Hinzpeter. Y es que, el día 25 de octubre, se convocaba en Santiago una Cicletada Encapuchada para protestar precisamente contra la Ley apodada con el apellido del antecesor de Chadwik, Ley Hinzpeter, que entre otras medidas de endurecimiento -aún más- de la represión contra todo tipo de protesta social que exceda los limites del buen ciudadanismo, propone convertir en delito el mero hecho de portar una capucha.

No voy a e1378847_242379075916543_803865865_nntrar ahora en detalles sobre los muchos significados de la capucha -célebres son ya las usadas por miembros de las comunidades zapatistas, de Anonymous, o de cuerpos de seguridad del Estado, como los “beltzas” de la Ertzaintza (antidisturbios de la Policía Vasca) o la Policía Nacional española- y la filosofía que encierran en unos y otros casos -como, por ejemplo, transmitir que no importa el protagonismo individual, la identidad concreta, sino la acción que puede representar a todo un colectivo con un sentir similar, autoprotegerse de la represión policial, o infundir miedo y ocultar la propia vergüenza-. Lo que en este caso pretendo desnudar es el actuar de los medios de desinformación, en este caso del aludido matinal chileno, en la misma línea que he intentado hacer en “Los buenos no usan paraguas“.

Así, tenemos estos días un set de imágenes corriendo reiterativamente por dicho matinal, imágenes con una peculiaridad: en todas ellas, el único acto de agresión, violento, que se percibe, es el de un trabajador de una cafetería contra un grupo de ciclistas encapuchados, que ni siquiera muestran intención de responder a la agresión o “pescarle” demasiado, salvo un momento en que uno de estxs ciclistas se asoma a la puerta del local en cuestión e insulta al agresor y se marcha. Por lo demás, gente tranquila pedaleando despacio, y como único indicio de “violencia”, una imagen aislada de un cubo de basura rodando lentamente hacia un grupo armado -pacos- que se dirige amenazante al colectivo ciclista. Ninguna piedra, ningún vidrio roto, ninguna agresión a nada ni a nadie por parte de lxs ciclistas queda registrada en ninguna de las imágenes ofrecidas. Lo último que se ve, es que este grupo abandona el lugar como llegó, pedaleando pausadamente. Sin embargo, ¿cuál es el discurso escupido desde el canal nacional chileno al narrar unos hechos contradichos por las propias imágenes? Que se trataron de actos vandálicos, que rayaron vidrios de comercios y amenazaron a las personas que estaban en las terrazas y a lxs trabajadorxs del centro comercial, y lo peor de todo, continuamente subrayado… ¡que iban encapuchadxs!

Para completar, imágenes del ministro Chadwik asegurando que se querellarán contra quienes estuvieran detrás de este “vandalismo”, reafirmándose en la necesidad de sacar adelante una ley que penalizará el uso de capuchas, y hoy, para terminar de rematar, un hueón representante de una asociación ciclista, muy informado él, 100% ciudadano consciente y obediente, de esxs que gustan en los medios como TVN, condenando enérgicamente la cicletada encapuchada, desmarcándose inequívocamente de ella, y tachándola, fiel al guión, de vandálica, subrayando a coro con las autoridades el hecho criminal de portar capucha.

Y me pregunto: ¿cómo pretenden que se puede escenificar mejor el rechazo a una ley como la impulsada por estos medios de comunicación a sueldo del Ministerio que portando colectivamente capuchas? ¿No han oído hablar de algo tan mundialmente conocido, sobre todo desde que el tan aclamado Gandhi lo pusiera en práctica en la India, como la desobediencia civil a las leyes que se consideran violadoras de los derechos humanos o al propio ilegítimo Estado?

Lo extraño es que, en unos medios en los que se acostumbra a pasarnos una y otra vez las imágenes más aterradoras, violentas, exaltadas, tremendistas, impactantes de cualquier suceso, de un lugar plagado de cámaras que sin duda se han analizado al microsegundo, todo lo que hayan conseguido reunir en estos cuatro días para mostrar el vandalismo de la cicletada haya sido el intento de agresión por parte de un trabajador hacia un nutrido grupo de ciclistas que no muestra el más mínimo indicio de querer valerse ni de su número ni de su “anonimato” para responder al agresor, y que más bien lo contempla condescendiente.

Pero no es de extrañar, después de todo: el anonimato es terrorífico y anti-social. Si no, que se lo pregunten a los millones de víctimas de esas organizaciones que, bajo el nombre explícito de Sociedades Anónimas, y amparadas por sus respectivos Estados y protegidas por sus policías y ejércitos, cada día nos violentan, nos expolian, hambrean y destruyen poblaciones enteras, saquean recursos y aniquilan nuestra salud corporal y mental, nos expulsan de nuestras tierras, nos adoctrinan y moldean con su publicidad, nos explotan, y cuando nos resistimos directamente nos matan. Los directivos de empresas terroristas como Monsanto, Endesa, Barrick Gold, Coca-Cola, Nestle, Chevron, Repsol, Petrobras, Bayer… no necesitan capuchas, ya se encargan sus sicarios a cara descubierta de proteger sus intereses “anónimos”.

No se preocupen, mañana más mentiras y manipulación en su pantalla amiga, y más ciudadanxs indignadxs dispuestos a alimentar la criminalización que el Estado necesita para santificar su represión y asegurar sus empresas.