elecciones -en artxiboa

Sobre legitimidad y adoctrinamiento

Posted in Anarkismoa, Gizartea, Ironia, Komunikabideak, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , on 2013/12/16 by aselluzarraga

Esta mañana me toca de nuevo tener de fondo el programa de amable adoctrinamiento estatal, “Buenos días a todos”, y escucho los malabares que hacen frente a la aplastante opción de la población chilena por dar la espalda al sistema partitocrático, en este caso frente a la elección de la futura presidente, entre las candidatas del centro derecha y de la extrema derecha, en la jornada que el ingenio popular chileno dio en llamar “Día del pico en el ojo”. Así, mientras el 58,03% de la población chilena con derecho a voto, en esta primera edición con voto voluntario, es decir, en la primera ocasión que la población chilena puede decidir sin coacciones su participación o no en el sistema impuesto por las elites burguesas a toda su población, la siguiente opción, la candidata del centro derecha Michelle Bachelet, del PS, contó con el apoyo del 25,55% de la población con derecho a voto.

Ante esta evidencia, las mensajerías del sistema tiene rápidamente que desdibujar el panorama y aleccionar a la población sobre cómo interpretar este “tropiezo” de su sistema de sometimiento. De esta manera, les presentadores del programa matinal, en una esfuerzo mental, reconocían que no ir a votar es tan legítimo como hacerlo, que es una de las pociones que da el sistema, pero rápidamente hacían una interpretación sesgada de esta opción mayoritaria, antes de que a cualquiera se le ocurra pensar cosas “raras”. Así, tras esa elección, veían dos únicas opciones, tres a lo sumo: 1. una parte de quienes no votan no lo hacen porque ninguna de las dos candidatas a presidente les ha convencido; 2. una gran parte no vota porque prefirió irse a la playa o a comprar regalos navideños; 3. -y arriesgando un poco más, pero no mucho- algunas personas muestran así su desacuerdo con el sistema binominal. Por supuesto, esta última lógica no debe en ningún caso estirarse más allá, no sea que nos encontremos con que mucha gente, sencillamente, no cree en el sistema en su conjunto y no quiere ser gobernada ni representada, no quiere delegar su capacidad política en ninguna otra persona. Eso jamás lo escucharas de estes voceres del sistema.

Y no lo escucharas, porque si se va más allá aún, podríamos concluir que entre quienes no sufragan están las únicas personas que creen en la democracia, esto es, en el gobierno directo del pueblo para el pueblo a través de sus propias asambleas soberanas. Eso, la democracia, es opuesto históricamente, como ya expliqué en un par de artículos, a lo que en este caso se escenificaba, que es la monarquía. Y es que, así como la democracia ha sido históricamente, hasta la prostitución de ese nombre en el s. XVIII vía Revolución Francesa, el gobierno directo y sin intermediarios del pueblo en sus propias asambleas, monarquía no es otra cosa que el gobierno de una sola persona, independientemente de que esta persona sea o no electa, su cargo sea o no vitalicio, y tal cargo sea o no hereditario, de que fuera llamada rey, duque, príncipe, emperador… o presidente. Por eso se han distinguido históricamente monarquías absolutas, monarquías hereditarias y, como en este caso, monarquías electivas. De la misma manera el sistema parlamentario actual, siendo un gobierno de partidos, es una partitocracia o, asignándolo según la tradición histórica de la división de sistemas de gobierno, una aristocracia, en este caso electiva, formada por partidos políticos. Ambos sistemas que conviven en tantos países actuales, como Chile, monarquía y aristocracia electivas y de mandato limitado, son negadores de cualquier forma democrática de gobierno. De modo que habrá que entender que entre esa mayoría abstencionista se encuentran las únicas defensoras de la democracia.

Por otro lado, hablaba este canal adoctrinador sobre la legitimidad del resultado, y rápidamente adelantaban que era una cuestión ya zanjada. Este resultado, la elección de la monarca Bachelet, era tan legítimo como el anterior nombramiento de Piñera. Efectivamente, así es: este resultado es tan legítimo como aquél, y eso a lo que va a conllevar, a que una persona gobierne un país de 17 millones de personas con el beneplácito de 5 millones, es tan ilegítimo en un caso como en otro. Lo que se ha visto es que, quienes no se inscribían antes para votar, en este nuevo sistema de inscripción automática y voto libre toman la misma decisión soberana que antes: no participar ni dar legitimidad al sistema que ha de someterlos por cuatro años más. Eso no es una dejación de las “obligaciones ciudadanas”, muy por el contrario, significa en muchos casos asumir la facultad política propia y no delegarla en nadie, reservándose el derecho de desobediencia ante un sistema que, no solo no lo representa, sino que no se desea que lo represente. Sin embargo, la lógica monárquica no acepta, una vez más, la voluntad del pueblo, y en lugar de dejar el trono presidencial vacante, éste será ocupado por una persona con una legitimidad otorgada por el 25% de las personas con derecho a voto en Chile. Chile, mejor que muchas otras monarquías y aristocracias electivas, ha dejado al descubierto la ilegitimidad del sistema de gobierno en su conjunto, la decadencia de este sistema explotado por las elites económicas y militares constituyentes de cada Estado después de más de dos siglos de engaño sistemático.

Por otro lado, estos guardianes del sistema tienen sus momentos divertidos. Así, uno de los presentadores, mientras hacían nuevos malabares para pensar como “atraer” más gente al voto -no a la política, sino a la renuncia de ejercerla por une misme, que es lo que significa votar-, observaba que, en caso de que el voto volviera a ser obligatorio -desnudando de nuevo el lado coercitivo de este sistema de dominación de la mayoría por una minoría privilegiada-, al menos el derecho a desinscribirse de quienes fueron inscrites automática y, por lo tanto, involuntariamente, no debiera suponer una carga para éstes, palabras ante las cuales el otro par de presentadores rápidamente salía al paso. Y es que, ¿se imaginan si cualquiera de ustedes ha sido inscrito sin solicitarlo y, ante el fracaso de esta libertad de voto, se viera de aquí a cuatro años sometide al voto obligatorio bajo amenaza? Parece ser que eso encantaría al ex-presidente Lagos, que ya ayer se mostraba enojadísimo contra el sistema de voto voluntario, exponiendo inmejorablemente la desconfianza que tienen las elites gobernantes en su propia ciudadanía, tratada, cuando no acata el guión dictado, como inmadura, “no preparada para la democracia” -si alguna vez hubieran tenido la más mínima intención de preparar a la ciudadanía de cualquier país para la democracia, haría décadas que las aristocracias y monarquías electivas habrían tocado a su fin-. Como en el cuento, al monarca no le gusta que un niño lo apunte entre la multitud y le diga que camina desnudo, menos le va a gustar que sea toda la multitud la que ose demostrar esta realidad.

Advertisements

La noticia que no veras en los medios chilenos

Posted in Anarkismoa, Ironia, Politika with tags , , , on 2013/11/18 by aselluzarraga
Se confirman los datos adelantados. De un censo electoral de 13.573.143 personas, 6.924.305 (51,01%) optaron por Abstención, representada por Nadie, y 3.050.864 (22,48%) por la siguiente fuerza, Nueva Mayoría, representada por Bachelet. Con estos datos, Abstención supera sus espectativas y arrasa en primera vuelta, haciendo innecesaria la segunda, al contar con más del doble de apoyo que la segunda fuerza. Durante los próximos cuatro años Nadie deberá asumir el gobierno. En las celebraciones del triunfo Nadie prometió cumplir fielmente su programa, por ello, la población vigilará atenta que Nadie asuma la tarea de representarlos políticamente. Estamos ante un nuevo triunfo de la democracia que augura grandes cambios…

Aclarando la desinformación de la campaña del 20N

Posted in Anarkismoa, Gizartea, Politika with tags , , , , , , on 2011/11/13 by aselluzarraga

Se acerca un nuevo ciclo electoral y nuevamente son muchas las dudas, informaciones y desinformaciones que se leen y se escuchan sobre lo que significa cada opción: voto a partidos concretos, voto en blanco, voto nulo o abstención.
Desde el punto de vista que se viene planteando de un deseable cambio, en sus distintas vertientes, y entendiendo que en ningún caso se quiere promover el predominio de lo que nos ha traído hasta la situación actual, se han escuchado voces proponiendo, aclarando o matizando las siguientes opciones, en las que nos centraremos:

1. Votar a partidos pequeños.
2. Votar en blanco.
3. Votar nulo.
4. Abstenerse.

Vamos a intentar analizar lo más objetivamente y desde un punto de vista práctico, de significación, y no doctrinario, lo que supone cada uno. Para ello, previamente hay que conocer cómo se contabilizan los votos a la hora de repartir escaños.

El número total de escaños del Congreso (lo mismo sirve para Senado, Juntas Generales, Ayuntamientos…) se reparte al 100% entre todos los partidos, independientemente del índice de participación, es decir, no se dejan escaños vacíos. El voto, en el sistema parlamentario, es la parcela de poder individual que cada persona puede decidir delegar en el sistema de representación, o reservarse para sí no ejerciéndolo. Los votos nulos no se contabilizan, de modo que el reparto de escaños se hace solamente entre el número total de votos legalmente emitidos (votos a partidos con candidatura legal + votos en blanco). A partir del número de votos legalmente emitidos, se determina el número necesario para obtener un escaño. Los votos en blanco y los votos a formaciones políticas que no alcancen el número mínimo para lograr un escaño, se reparten según el sistema D’Hont, que beneficia a las fuerzar más votadas, en especial a la ganadora. Es lo que aritméticamente suele permitir que un partido alcance la mayoría absoluta sin necesidad de lograr el 50% de los votos legalmente emitidos. La alta participación supone que, para conseguir un escaño, el número de votos necesarios sea más alto. La baja participación, por el contrario, reduce el número de votos necesarios para conseguir un escaño.

Veamos ahora esas opciones a la luz de dicha información.

1. Votar a partidos pequeños: Esta opción, partiendo de la premisa inicial de que se desea cambiar la situación actual, supone que se acepta el sistema de representación en sus distintos niveles, que se desea ser representado por alguien, pero que se quiere evitar el bipartidismo o el control de la política por parte de las formaciones habitualmente representadas. En ese sentido, puede ser útil siempre que el partido a que votemos alcance el número suficiente de votos. En caso contrario, como se ha visto más arriba, el sistema D’Hont entregará esos votos mayormente a la fuerza ganadora, aumentando su ventaja.

2. Votar en blanco: Esta opción supone que nos da igual quién gobierne pero que deseamos que alguien lo haga, o que ninguno nos convence. En la práctica es, literalmente, entregar un cheque en blanco al ganador. Aumenta el índice de participación, encareciendo por tanto el escaño (los partidos pequeños tendrán más difícil lograr un espacio en el reparto de la tarta), y por el sistema D’Hont se suman mayormente al partido ganador.

3. Votar nulo: Esta opción supone que se es contrario a todas las fuerzas políticas presentadas, pero que se desea participar del sistema electoral. Es una forma de protesta o de castigo contra el funcionamiento del sistema, sin cuestionarlo en su conjunto. Al igual que la abstención, al no ser contabilizado como voto válidamente emitido, abarata el escaño, dejando mayores opciones a los partidos pequeños para conseguir representación.

4. Abstenerse: Esta opción supone que la persona no se hace partícipe del sistema electoral y parlamentario en su conjunto. Es una forma de deslegitimar al proceso en sí, sea cual sea su resultado. Al igual que en el caso del voto nulo, su efecto sobre el resultado es que se abarata el escaño, al reducir la proporción de voto legalmente emitido, haciendo más fácil a los partidos pequeños la obtención de representación. La diferencia entre ambos es el nivel de legitimidad que se quiera reconocer al sistema de representación.

En el caso concreto de Bizkaia, se reparten en total 8 escaños (se redujeron desde 9, debido a la reducción demográfica del territorio). A mayor participación, cada uno de esos 8 escaños exigirá mayor cantidad de votos, y a menor participación, menor cantidad de votos. En 2011 se presentan 11 candidaturas. Esto significa que, en el caso más disputado imaginable, 8 de ellas lograrían representación, un escaño cada una. En las últimas elecciones de 2008 se presentaron por Bizkaia 21 partidos, y esos escaños se repartieron entre tres: PSE-EE (4), PNV (3) y PP (1). Los votos en blanco y los votos recibidos por formaciones políticas que no alcancen el mínimo (que oscilará, como se ha dicho, en función de la mayor o menor participación), se sumarán aportando más o menos escaños a los partidos políticos que se disputen el triunfo en el territorio. Sólo los votos nulos y las abstenciones no serán sumadas a ninguna candidatura, pero tendrán la incidencia indicada sobre el conjunto.

Ahora la elección es tuya, en función del efecto que desees, lo que te mueva y lo que tu conciencia te dicte. Nadie puede decidir ni actuar por ti. Sólo tú puedes interpretar lo que en ti vive. El 20-N, y todos los días de tu vida, piensa, decide y actúa con libertad, responsabilidad y solidaridad. Infórmate y fórmate, participa, colabora y sé.
En cuanto al vídeo de Anonymous sobre la #OP 20N que circula por la red, cabe aclarar lo siguiente:

Aunque está muy bonito y dice unas cuantas verdades, comete errores y curiosos olvidos que dan mucho que pensar. Para empezar, la Constitución y la paz social no se aprobaron tanto por las maniobras de la derecha, como dice explícitamente el vídeo, como por el generoso aporte de las izquierdas: PSOE, PCE y sindicatos UGT y CCOO. Ese conglomerado político-sindical allanó el camino, participó activamente en la redacción, y obtuvo jugosos premios por ser buenos chicos. A la hora de presentar a los malos de la peli, insistentemente habla de 4: PSOE, PP, CiU y PNV, dejando en un oculto “otros” a la tercera fuerza en votos a nivel estatal: IU, tan participe como las demás en las políticas actuales y que tantas veces ha actuado por “responsabilidad” política en favor de la “estabilidad” (su estabilidad, no la nuestra). A la hora de la propuesta, el análisis es tendencioso y engañoso por lo siguiente (y conmino a alguien a que me dé datos de lo contrario): el voto en blanco y la abstención se plantean como parte del mismo resultado. ¡FALSO! El voto en blanco, efectivamente, favorece a los partidos mayoritarios, ya ke es voto computable y, por tanto, al entrar en el % de voto legalmente emitido, hace que se necesiten mayor número de votos por cada escaño, fortaleciendo al ganador (se asigna proporcionalmente entre los partidos que obtienen representación, yendo casi íntegramente a la fuerza ganadora, igual que los votos a PARTIDOS PEQUEÑOS que no obtienen representación, algo que también se silencia en el vídeo). La ABSTENCION, por el contrario, tiene el mismo efecto, a efectos de conteo, que el voto NULO. El voto NULO no se cuenta como voto legalmente emitido, y produce el MISMO efecto práctico que la abstención: al haber menos porcentaje de voto legalmente emitido (votos a partidos legalmente presentados y votos en BLANCO), el número de votos necesario para lograr un escaño es menor, perjudicando EN AMBOS CASOS (abstención y nulo) a los partidos MAYORITARIOS y dando más posibilidades a los pequeños. Sin embargo, al ser el voto NULO, después de todo, un voto, está expresando su acuerdo con el acto de votar, de delegar el poder individual en quien sea que gane las elecciones. El mensaje real es el siguiente: NO ME GUSTA NINGUNO, PERO ASUMO ESTE SISTEMA Y POR TANTO RESPETO EL RESULTADO. El mensaje de la ABSTENCIÓN, teniendo la misma incidencia “práctica” que el NULO, es bien distinto: NO PARTICIPO DE ESTE SISTEMA QUE OS HABEIS CREADO Y ME RESERVO MI PODER DE ACCIÓN Y DECISIÓN, NO RECONOCIENDO EL RESULTADO DE LAS URNAS, PUESTO QUE NO LO HAGO MÍO.

Si lxs autores del vídeo de Anonymous quisieran lo que dicen querer (cambiar el sistema, y no socorrerlo o retocarlo), habrían hecho un llamado masivo a la ABSTENCIÓN. Reconocen que una abstención masiva sería lo más efectivo para invalidar el sistema, pero se apresuran a descartarlo por supuestamente imposible. Para desvalorizar dicha opción utilizan, como coartada, el discurso que previsiblemente utilizarán los partidos políticos y los medios de desinformación masiva, como si fuera eso lo que debemos tomar en consideración y no fueran capaces de realizar un discurso igual de descalificativo y manipulativo sobre las otras opciones, invisibilizándolas si así les conviniera o interpretándolas desde sus propios intereses. ¿No seria más factible una demostración de la invalidez del sistema si, en lugar de dispersar la opción entre partidos minoritarios (entre lineas se ve claramente a qué partido “minoritario” apuntan) y voto nulo, se concentraran en una sola opción, no votar? Por algún motivo que no se confiesa eso da miedo a unxs cuantxs y debe alertarnos sobre la maniobra que algunos sectores participantes en el 15M llevan gestando desde sus comienzos: una maniobra para atraer abstencionistas y dirigir su descontento hacia algún partido “minoritario”, sin citar su nombre para que no huela demasiado, no vaya a ser que se trate de la tercera fuerza en número de votos a nivel estatal. Como Drácula se alimenta de sangre y sin ella lo unico que le queda es reposar en su ataúd, los partidos políticos, TODOS, y sus miembros, se alimentan de votos, y sin ellos… no hace falta decir qué les quedaría, ¿no? El vídeo, con su interés en las verdades de la parte central, es una hábil manipulación en lo que a la forma falseada de contar la historia al comienzo y de plantear las opciones al final se refiere. ¡Ojito!

Abstentzioaren aldeko manifa – Mani por la abstención activa

Posted in Anarkismoa, Euskal Herria, Politika with tags , , , , , , , , , , , , on 2011/11/06 by aselluzarraga

image

EHKLk abstentzio aktiboaren aldeko manifestazio batera deitu die Euskal Herrietako libertario guztiei edo, beste barik, hauteskunde antzerkiaren aurka dagoen orori, beste iruzur “demokratiko” bat gerturatzen zaigun honetan.

EHKL convoca a todxs lxs libertarixs de Euskal Herriak o, simplemente, a toda persona contraria al teatro electoral, a una manifestación en favor de la abstención activa, ahora que se nos acerca una nueva estafa “democrática”.

-Euskeraz:

Azaroaren 20an “Demokraziaren festa” berri bat ospatuko da handitasunez. Aurreko egunetan, seguru aski, marketin politikoaren erregeek arreta handiz aukeratutako hitz gozoez gogaituko zaituztete. Muturreraino neurtutako jendeaurreko aurkezpen hau izugarria izango da. Hein handi batean, hau guztia, iritzi sortzaileen baliabideei esker gauzatuko da, eta gogotik lan egingo dute gerora jasoko duten ordainsariari begira. Den-denek parte hartuko dute hauteskunde tarta berri honetan.

Zure bozka lortzearren euren artean ezberditasunak adierazten saiatuko dira, baina ahalegina alferrikakoa izango da, guztiek iruzur berean parte hartzen dutela argi baitago . Une honetan, guztiok dakigu zer izkutatzen den politikarien atzean. Batetik etxera pastelaren zati handi bat eramateko aukera emango dion boterea eta bestetik itzaletan egon ohi den mezenas taldea.

Desberdintasunak defendatzen dituen gobernu sistema honetan, ekonomiaren inperioak beste edozerk baino lehentasun handiagoa dauka, jendartearentzat ondorio latz eta itzulezinak ekarriz: ingurugiroaren ustiaketa, presoak gehitzea, langileen esplotazioa eta lanpostuen prekarizazioa besteak beste. Gobernu sistema honen aurrean Euskal Herrietako Koordinakunde Libertarioak, (EHKL)-ak, botorik ez emateko deialdia luzatzen dizue. Kapitalak egungo egoera betikotzeko baliatzen duen ordezkaritza-sistemaren aurkako borrokan botorik ez ematera deitzen dugu.

Halaber, “Zure bozkak sistema elikatzen du” lelopean egingo den manifestazioan parte hartzera gonbidatzen zaituztegu. Datorren azaroaren 12an, arratsaldeko 6etan Bilboko Plaza Zirkularrean.

Zer babesten dugu?

Guer erantzukizunak hartzea lehen pertzonan aurremanez. Gure bizitzaren jarduna hartzea, erabakitzen eskuhartzen dugun prozezu ekonomiko, gizarte eta politiko guztietan.

Batzartazuna babezten dugu, erabakitzeko era bidezkoa bezala, benetako iritzibatez eta jakitu baten bidez adostuta, eta hierarkia, sginpidea eta buruzagitza gabe batzarretan ezta horien gainean.

Bizia jarduteko eta saiatzeko beharrezo jotzen ditugun aldaketak burutzeko gure bizitzetan.

Bihurritasuna, gutaz erabakitzeko dinamikak ez gaituelako askatasunera eramaten, hortaz gure boikot jarrera gobernuei bihurritasunaren bitartez.

-Castellano:

El 20 de noviembre será el colofón final a una nueva “fiesta de la democracia”. Durante los dias previos, seguro que recibirás (si no lo has hecho ya) una sobresaturación de información en forma de palabras cuidadosamente seleccionadas por los reyes del marketing político. La puesta en escena también acostumbra a ser espectacular y medida hasta el extremo. Esto sucede en gran medida gracias a los medios creadores de opinión, que ponen toda la carne en el asador estos días en búsqueda de posteriores retribuciones. Todxs participan de la gran tarta electoral.

Todxs intentan marcar la diferencia que les haga dignxs merecedorxs de tu voto, pero todxs son partícipes de la misma farsa. A estas alturas de la película, todxs sabemos que detrás de un/a políticx, aparte de esconderse las ansias de poder llevarse a su casa un gran trozo del pastel económico que supone ostentar un cargo político (por pequeño que este sea), siempre hay un mecenas que sustenta esta práctica.

Lxs políticxs, al fin y al cabo, no son más que los actores principales de esta especie de teatrillo que se celebra periódicamente, dónde “lo que importa no es lo que pase en escena, sino quién maneja los focos”. En este caso, los focos son muchos y de muchos tipos, y los manejan desde grandes grupos macroempresariales hasta insignificantes caciques capaces de apretar las tuercas según el caso. Todxs estamos cansadxs de ver cómo se repite esta práctica basada en las relaciones de poder, año tras año.

Ante este sistema de gobierno que defiende las desigualdades y en el que prima el imperio de lo económico bajo sus múltiples formas y consecuencias -explotación del medio natural, aumento del número de personas presas, explotación laboral, precarización de los puestos de trabajo…-, la coordinadora libertaria de Euskal Herriak (EHKL) hace una llamada a optar por la abstención activa como método de lucha contra un sistema de representación que vemos como una herramienta del capital para perpetuar esta situación.

Asímismo, os invitamos a todxs a participar en la MANIFESTACIÓN que se celebrará enBilbao el 12 de noviembre bajo el lema “Tu voto alimenta el sistema”, y que saldrá a partir de las 18:00 horas desde la Plaza Circular.

¿Qué defendemos?

Asumir nuestras responsabilidades afrontándolas en primera persona. Tomar las riendas de nuestras vidas, decidiendo sobre todos los procesos económicos, políticos y sociales donde participamos. Defendemos el asamblearismo como forma justa de decisión, llevada a cabo por un consenso real y consciente, y sin jerarquía, autoridad o liderazgo en las asambleas ni sobre ellas.

Abstención, para no legitimar las elecciones que nos privan del derecho a decidir por nosotrxs mismxs, limitándonos a unas opciones concretas. Además, nos imponen lo que vote la mayoría y lo que después decida cada partido.

Activa, para practicar e intentar llevar a cabo los cambios que consideremos necesarios en nuestras vidas.

Desobediencia, pues la dinámica de que decidan por nosotrxs no nos conduce a la libertad; de ahí nuestra postura de boicot a los gobiernos mediante la desobediencia.

image

image

image

image

La democracia desnuda

Posted in Anarkismoa, Euskal Herria, Gizartea, Politika with tags , , , , , , , on 2011/05/31 by aselluzarraga

Después de un largo paréntesis aquí vuelvo (tal vez para comenzar otro largo paréntesis, quién sabe), otra vez para desnudar a qué llaman democracia.

Hace poco hemos tenido en algunos territorios de Euskal Herriak elecciones municipales y forales. Al margen de legalidades o ilegalidades de partidos, este año a asomado la cabeza un acontecimiento bastante nuevo, el movimiento popular heterogéneo y amplio que hemos conocido como 15M, que comenzando en Madrid ha llegado también a nosotrxs, basado en la indignación contra el sistema, la horizontalidad y la ausencia de ideología. No voy a presentar ahora ese interesante movimiento que está superando todas las fronteras artificiales, sino la dictadura que desde la infancia nos han hecho tragar bajo el nombre de democracia. Para ello, dejando a un lado siglas de partidos, ya que son lo de menos, tomaré dos casos de ejemplo para desnudar lo que sucede en cualquier rincón del mundo donde gobierne la partitocracia: Bizkaia y Bilbao.

En cuanto a la primera, según los datos oficiales, un partido ha logrado el 38,06% de los votos y, de 51 escaños, 22, a cuatro escaños de la mayoría absoluta. Sin embargo, analicemos los números. En Bizkaia en total 921.383 personas han tenido derecho a votar. De ellas, 216.273 han votado a la fuerza ganadora. Eso, empleando matemática simple, significa el 23,64% de quienes tenían derecho de voto, es decir, ni siquiera un cuarto de lxs posibles votantes han optado por el ganador. Aún así, al conformar las Juntas Generales, tomarán el 43,14% de los escaños. Quienes han optado por la abstención, por otro lado, han sido 331.999 personas, osea,  el 36,03% de quienes tenían derecho a votar. Si les sumamos quienes han votado nulo o en blanco, son 351.353, es decir, el 38,33% de lxs posibles votantes, 135.080 personas más que la fuerza ganadora. Está claro que quienes no tienen nada que ver con los partidos, si aplicáramos la ley D’Hont, tendrían mayoría absoluta en las Juntas Generales y a ellxs correspondería formar gobierno.

Lo de Bilbao es aún más grave. Ahí, 277.999 personas han tenido derecho a votar. Ahí nos dicen que un partido ha logrado la mayoría absoluta, obteniendo el 44,96% de los votos. Sin embargo, los votos obtenidos son 74.302, si mis matemáticas no fallan, el 26,73% de quienes tenían derecho de voto. Quienes han optado por la abstención, en cambio, han sido 108.039 personas, el 38,86% de lxs posibles votantes. Como anteriormente, si a ellxs les sumamos quienes han votado nulo o blanco, tenemos 112.72 personas, osea, el 40,55% de quienes tenían derecho a votar. ¿Hace falta explicar más? En Bilbao, llaman MAYORÍA ABSOLUTA a que un partido consiga el apoyo de un cuarto de lxs votantes, y así gobernará dicho partido,  gracias al poder que la partitocracia, invento muy apropiado para algunxs, le ha otorgad, tomando decisiones que afectarán a los otros tres cuartos, también al 40,55% que ha decidido de una manera o de otra dar la espalda a su sistema.

Por supuesto, en tales datos hemos dejado a un lado la población que el sistema no contabiliza, a quienes ni siquiera tienen derecho a votar, a pesar de que a menudo sean quienes más van a sufrir las decisiones tomadas por esas minorías absolutas (lxs inmigrantes, por ejemplo).