brasil -en artxiboa

El Mundial como escaparate de una escala de posturas

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Gizartea, Kultura, Politika with tags , , , , , , , , , , , on 2014/07/11 by aselluzarraga

Estos últimos meses Facebook se ha convertido en un interesante marco donde, con la Copa Mundial de Fútbol Brasil 2014 como telón de fondo, se cruzan en monólogos más que diálogos distintas visiones y sentimientos en torno a este evento y sus significaciones. Hablo, por supuesto, desde las miradas abiertamente disidentes al sistema, no me interesan tanto los discursos de quienes, desde la derecha o la izquierda, sintonizan con el acomodamiento a la realidad o su simple “mejora”. Tampoco me interesan los discursos meramente oportunistas o populistas que se desatan a favor o en contra, sino a aquellos que parten de una postura genuina, sea de un signo o de otro. A estos discursos cruzados en el mundo virtual, por supuesto, se suman los que se producen en el mundo real, en él, sí, escenificando algo más parecido a un diálogo.

Después de tiempo observando y participando en esta pugna discursiva, creo distinguir más o menos cuatro líneas de comportamiento-razonamiento, que, por supuesto, admiten toda una escala de tonos intermedios y que, probablemente, no sean posturas fijas en todas las personas que asumen una u otra postura. Sin duda, todas ellas formas legítimas y reales de vivir una situación que, queramos o no, nos acompaña cada día, al menos por una temporada, al tiempo que en cierta medida nos define públicamente. Trataré de caracterizar esas cuatro líneas, reconociendo la subjetividad, al ser en esto juez y parte. Cada cuál verá si se ve reflejade en alguna de ellas, mi intención es más comprenderlas que valorarlas. Es probable que en otras latitudes estas posturas no sean tan patentes, no sé si en muchos lugares se da una polarización tan apasionada como la que se vive en Argentina en torno al “deporte rey”.

La primera viene a representar a aquellas personas que, independientemente de si les gusta el deporte o no, sea practicarlo, sea sumarse como espectadoras, en general y en este caso específico el fútbol, asumen todos los días del año, y año tras año, que cualquier megaevento deportivo, cualquier espectáculo de masas de este tipo, sea la liga profesional de fútbol, de baloncesto, de baseball… de cualquier país, sean unas Olimpiadas, sea un torneo de tenis como Wimbledon o Roland Garros, sea, por supuesto, una Copa Mundial de Fútbol, no es una manifestación deportiva, sino un espectáculo que lleva aparejado todos los valores del sistema capitalista, un culto a una forma de vida, a un tipo de cuerpo, al “éxito” como meta suprema, a la competitividad como máximo valor humano, al consumo y la publicidad de las marcas más explotadoras del planeta desde el punto de vista social y medioambiental… Un espectáculo que hoy en día cumple una función fundamental de válvula de escape frente a la miseria diaria, de adoctrinamiento y de anestésico social. El consabido pan y circo que ya aplicaba con mucho éxito el Imperio Romano. Estas personas, de una manera o de otra, se plantan, denuncian, se organizan año tras año frente a los distintos tipos de males sociales que observan o padecen, sea con relación a tales espectáculos deportivos o no, su labor es incesante y, obviamente, cuando se producen eventos de esta magnitud, no sólo no decae, sino que se triplica, y a esa labor diaria se suma la expresa denuncia del agravamiento de atropellos y lacras que llevan aparejados los preparativos y el discurrir de los mismos. Cuando la efervescencia pasa, continúan con la misma labor dedicando, obviamente, menos cuerpo a la denuncia de los efectos “colaterales” de dichos megaeventos.

En la segunda se situarían quienes, aún reconociendo la esencia capitalista mafiosa y perversa del deporte-espectáculo, en general disfrutan en algún nivel de la visualización de su manifestación profesional diaria, no mantienen una postura beligerante continua, pero sí consideran que algunos eventos concretos, como puede ser el caso de la Copa del Mundo de Fútbol Brasil 2014, llevan al extremo sus efectos nocivos, se sienten convocades por el recrudecimiento de la represión, el mayor empobrecimiento de las clases mas vulnerables y expuestas a los tejemanejes de las elites deportivas y de los sectores turísticos y grandes marcas que engrosan sus cuentas al amparo de estos megaeventos, ven con preocupación el ascenso del patriotismo y de la xenofobia que se manifiesta en torno a campeonatos donde se ensalzan los colores identitarios de cada Estado representado en la contienda, y consideran que es una obligación de conciencia no tomar parte activa ni pasiva en el fomento de tal megaevento y sí tomar una posición activa en su denuncia. Esta actividad de denuncia y este boikot activo se suma a una actitud diaria mantenida en el tiempo, existan o no tales megaeventos deportivos, de lucha, denuncia y actividad contra las diferentes manifestaciones opresivas y represivas del sistema, y consideran que esa actividad, al ser estos momentos aprovechados por los distintos Estados para apretar aún más la soga en torno al cuello de las clases explotadas, al ser más intensos los atropellos que a diario se cometen, la escalada en la explotación sexual, el vaciamiento sistemático de barrios marginales y criminalizados con vistas a la mayor especulación inmobiliaria, la “limpieza” de las calles, la desviación de una parte aún mayor de plusvalía sustraída al pueblo hacia fines corporativos, aprovechando estas fechas para realizar aquello que realmente se quisiera poder hacer cada día pero que fuera de estas ocasiones resultaría mucho más visible y encontraría mucha más oposición también por parte de quienes no se ven directamente afectades, que esa actividad, digo, debe ser en la misma medida acrecentada, dando visibilidad diaria a todo lo que las instituciones gobernantes desearían ocultar. Una vez superadas estas fechas, esas personas continuarán viendo eventos deportivos, aunque puedan hacerlo desde una mirada crítica, y continuarán con sus actividades de lucha/denuncia diarias.

En un tercer lugar se encontrarían quienes, siendo personas apasionadas de los espectáculos deportivos, son conscientes de que estas fechas son aprovechadas por los distintos gobiernos e instituciones para colar medidas que en otras fechas pasarían menos inadvertidas, para aumentar la represión, para llevar adelante todas esas campañas descritas anteriormente, pero también piensan que las cosas no van a cambiar por ver o no unos partidos, no están dispuestas a privarse de un espectáculo que disfrutan, pero entienden perfectamente toda la crítica que reciben y consideran positivo y necesario que todo aquello denunciable sea denunciado. Algunas de ellas ven los espectáculos sin mala conciencia, disocian la denuncia activa de su derecho a entretenerse, y puntualmente se pueden sumar a algunas campañas divulgativas de los males que el megaevento internacional trae aparejado. Otras pueden sentir cierta mala conciencia por no ser coherentes con lo que piensan, pero, como con tantas cosas hacemos todes, asumen esa incoherencia y conviven con ella, entendiendo también la postura de quienes van más allá y comprendiendo que su labor de crítica y denuncia es necesaria. Su actividad militante, su lucha y/o denuncia diaria contra las distintas manifestaciones de la opresión, puede verse o no interrumpida o mermada durante estas fechas, y continuará sin duda una vez superadas.

Por último, un cuarto grupo vive los eventos deportivos, en este caso concreto el fútbol, con pasión e intensidad a diario, puede ser consciente de algunas de las lacras que arrastra, pero lo disocia de su pasión y, ante todo, quiere poder seguir disfrutando sin problemas de conciencia, sin sentirse culpable por hacerlo. Estas personas, que en otros ámbitos y en otras fechas pueden ser sumamente críticas y combativas, se llegan a sentir agredidas o al menos cuestionadas por las críticas y denuncias que recaen sobre su deporte favorito y, así como pueden ser tremendamente ácidas y activas contra otras cuestiones, se sienten realmente incómodas cuando lo tocado es algo que llevan muy adentro. Así, durante estas fechas sienten como un ataque casi personal que cualquier mal del mundo se difunda asociado el megaevento deportivo del que tanto disfrutan, sufren que otras personas apelen a su conciencia y sienten que por el mero hecho de ver y disfrutar un partido, quienes denuncian y critican lo que esas fechas llevan aparejado están directamente acusándolas de complicidad, se sienten señaladas. Su reacción, por tanto, es de defensa y contra-ataque. Defienden su derecho a disfrutar del espectáculo deportivo, argumentan sobre el significado que para millones de personas puede tener un triunfo histórico, no se inquietan por las manifestaciones de patriotismo aunque el resto del año y mientras no existen esos eventos puedan ser antifascistas y anti-nacionalistas, tampoco por la significación económica que todo ello trae aparejado, y defienden a capa y espada tal deporte mientras, además, muestran manifiestamente su enojo contra quienes de una manera o de otra lo ponen en cuestión. Es decir, ante todo, no quieren que nada ni nadie les agüe la fiesta y lucen su capacidad argumentativa para relativizar o ridiculizar cualquier crítica, algunas personas con más vehemencia y agresividad, otras más conciliadoramente, según cada talante o forma de vivirlo. Especialmente, entienden tal evento como una forma colectiva de disfrutar, y sienten que en ella se manifiesta un sentir popular que debe ser respetado. Las críticas las viven como una forma de falta de empatía hacia los millones de personas que sólo tienen una ocasión de celebrar algo así una vez cada cuatro años y, por tanto, toman las críticas como una falta de respeto hacia esas personas que ellas aman y con las que se sienten identificadas, ya que además de disfrutar el deporte en sí, disfrutan de esta alegría -o tristeza- colectiva. Mientras el evento dura, pueden suspender sus habituales actividades de lucha y/o denuncia o continuar con ellas con mayor o menor intensidad, y pasado el evento, sin duda, seguirán siendo las personas críticas con el sistema y combativas que eran antes.

Como digo, entre esos extremos hay una infinidad de matices y hay muchas personas que, simplemente, no se manifiestan en ningún sentido respecto a este particular. Por la razón que sea, prefieren mantenerse ajenas a la polémica o dar su punto de vista en círculos más reducidos y de confianza.

Sin duda, es natural que esto pase, y seguramente también sano. Una cuestión tan aparentemente -al menos para muchas personas- poco ligada a la lucha contra el sistema como un mundial de fútbol, permite mirarnos hacia adentro y hacia afuera, reconocernos, asumir que incluso entre quienes a diario nos sentimos muy cercanes existen en cuestiones como ésta, o como muchas otras quizá menos visibles, grandes diferencias. Y es natural y sano que así sea, por el bien de la riqueza individual y colectiva. Lo razonable es que, después de putear durante una buena temporada, el final del megaevento devuelva las aguas a su cauce y en las luchas diarias que nos unen sigamos juntes. Lo razonable también es que nadie se vea obligade por presión social de ningún tipo a callar lo que realmente siente o piensa y que, sobre todo, la sana cultura de la crítica y la autocrítica no decaigan tampoco estos días. La autocensura es el primer enemigo contra la libertad de conciencia.

Y estas posturas aquí dibujadas seguramente se podrían dar con otros tipos de eventos, aunque es muy probable que no con la misma pasión y tal vez no con la misma exhibición social de algunas de ellas. Habrá quienes combatan los cánones impuestos de belleza y la presión que el sistema ejerce sobre los cuerpos femeninos y masculinos todos los días de su vida. Habrá quién entienda lo pernicioso del modelo cultural, económico y social de las pasarelas de moda y los certámenes de miss y míster universo, lo critique abiertamente, aunque reconozca que su vista se recrea cuando tiene ante sí cuerpos masculinos y/o femeninos reflejo de unos cánones concretos de belleza paseando ligeros de ropa y, tal vez por coherencia, se autoimponga la disciplina de abstenerse de ello. Estarán quienes son crítics con los modelos de belleza, pero en la intimidad, sin hacer gala de ello y conscientes de su incoherencia, no quieran privarse de ver esos certámenes. Y estarán quienes disocien la lucha contra la mercantilización del cuerpo humano y contra los modelos patriarcales de su derecho a ver apasionadamente un pase de modelos o un concurso de misses o misters y se sienta cuestionades cuando a su alrededor personas que llevan su mirada más allá lancen sus críticas y ataques contra tales eventos. Por supuesto, a alguna persona apasionada del fútbol le parecerá totalmente fuera de lugar la comparación, y es que, para algunas personas, el fútbol siempre será otra cosa…

Advertisements

¿Del No92 al Si14?

Posted in Anarkismoa, Antimilitarismoa, Errepresioa, Gizartea, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Komunikabideak, Kultura, Politika with tags , , , , , , , , , on 2014/06/07 by aselluzarraga

Vengo observando las últimas semanas un fenómeno en mi entorno, aquí en Buenos Aires, que me resulta, cuando menos, sorprendente. Es muy probable que mi sorpresa provenga de una diferencia cultural y que a mi mente vasca le cueste encajar el fenómeno del fútbol como religión incuestionable, a pesar de “ser del” Athletic. Lo cierto es que, leyendo comentarios por ahí he retrocedido unos añitos echando mano de la memoria histórica para ver cómo se vivían fenómenos similares en otras latitudes y en otras épocas.

Mi memoria no da para recordar si en el Mundial España ’82 hubo algún tipo de reacción organizada, tenía yo 11 años sin cumplir y el punk era algo que aún a duras penas se empezaba a sentir en las calles, difícilmente se le podía pedir estar organizado. Sólo recuerdo en los paseos por Bilbao, sede mundialista por una nefasta temporada, lo tétrico que resultaba cruzarse con los hooligans ingleses que se hicieron dueños de la ciudad esos días. Por eso, el evento cercano con el que más lo puedo relacionar es con las Olimpiadas del ’92, con sede en Barcelona. Esa época sí la viví con mayor conciencia, iba ya camino de los 21 años. Se sumaba a ese evento la “celebración” de los 500 años de genocidio indígena en América, el llamado “descubrimiento”, y aquel derroche en medio de la nada llamado Expo ’92 de Sevilla. No vivíamos en Barcelona ni nos alcanzaba para viajar para allá, pero en esa época sin Internet funcionaban los fanzines, las radios libres y el boca a boca con bastante eficiencia, y por Bilbao se dejaban caer siempre compas catalanes. Conocíamos, por tanto, toda la limpieza cosmética que iba barriendo la ciudad, los planes urbanísticos que encontraban la excusa perfecta para sacar a esas personas “indeseables” -aunque sumamente necesarias para el buen funcionamiento de la sociedad burguesa- de las zonas destinadas a recibir, remozadas y asépticas, a las oleadas de turismo cargado de divisas -aún funcionaba la peseta-.

La respuesta a aquella operación político-inmobiliaria no se hizo esperar, y pronto se hizo famoso el eslogan NOventaidos, grafiado como NO92, con una O formada por los aros olímpicos. Las calles del Casco Viejo de Bilbao se llenaron poco a poco de carteles contrarios a esos eventos y de mano en mano comenzaron a circular casettes colectivos con temas grabados por las bandas del momento en contra de toda aquella operación. Por supuesto, las bandas catalanas, las más directamente afectadas, llevaron la voz cantante, pero las bandas vascas se sumaron rápidamente a la contra-fiesta.

En Brasil, que duda cabe, existe un movimiento de lo más variado que lleva tiempo luchando y resistiendo activamente contra la guerra a les pobres -disfrazada de guerra contra el narco-, aunque no falte el monarca progre que ponga en duda que en ese país existe un pueblo diciendo NO al despilfarro y al significado del Mundial. Las noticias sobre los crímenes de Estado, la extorsión, los intereses inmobiliarios y turísticos que jamás van de la mano de los intereses de las clases explotadas, no faltan y no son difíciles de encontrar. El movimiento anarquista, como cabía esperar, se ha volcado en ese país para informar y actuar en contra de este evento mundial.

En Argentina, sin embargo, se escucha sorpresivamente dentro de la escena punk y skin, y entre personas de tendencia libertaria o abiertamente anarquista, un malestar ante quienes informan de lo que en Brasil realmente está sucediendo -por suerte, también existen reacciones opuestas-. Es curioso, porque amistades que cantan en bandas punk, manifiestan estos días su creciente enojo ante los mensajes contrarios al Mundial. Y digo que es curioso, porque si algo ha sido el punk desde sus orígenes, y si algo es el anarquismo, es precisamente un cuestionamiento continuo de toda la realidad opresiva que nos rodea y de todo el adoctrinamiento mediático al que nos someten, un meter el dedo en el ojo a las conciencias. El punk se ha jactado siempre de navegar contracorriente, de ser molesto para quienes se contentan con la pasividad de tragar lo establecido, de recordar siempre aquello que buena parte de la sociedad preferiría olvidar o no conocer; y lo ha hecho gritando bien alto al oído, sin pedir permiso.

Me gusta el fútbol, como tantos otros deportes, pero eso jamás me ha impedido ver lo que realmente ese deporte, en su versión “profesional” y masificada, significa: mafias, corrupción, pelotazos inmobiliarios, venta de un modelo estético y de sueños de grandeza, cifras de escándalo por pegar patadas a un balón y, sobre todo, por entretener a la clase trabajadora, pan y circo y, especialmente en el caso argentino, toda una organización lumpen-parapolicial en torno a las barras bravas que sirve tantas veces de fuerza de choque contra quienes desafían los intereses de las grandes corporaciones o no acatan la disciplina del sindicalismo oficial. Todo eso está ahí, lo sabemos y preferimos no pensar mucho en ello para poder seguir disfrutando de ese espectáculo anestesiante. Pero en el caso de los mundiales se suma a todo ello la bacanal de patrioterismo, las caras pintadas de colores “patrios”, los himnos, el orgullo nacional… Sólo pensar que el triunfo de España en el pasado Mundial supuso que por Bilbao se comenzaran a ver por primera vez en la historia grupos celebrando públicamente el triunfo de “la roja” -de vergüenza será…- y portando desafiantemente camisetas de dicha selección… Tuve la suerte de estar lejos de ese escenario y saber de ello sólo por comentarios de amistades.

Y sí, es cierto que eso sucede cada vez que hay citas futbolísticas internacionales, olimpiadas y similares, no sólo ahora. Y sí, es cierto que la situación social en Brasil, tanto la que viven los pueblos indígenas, como las clases explotadas, como quienes en las favelas no llegan ni al rango de explotades porque bastante tienen con seguir vives cada mañana, existía ya antes del Mundial. ¿Y con esa argumentación debe une dejar de divulgar que una situación que ya era insostenible antes se está agudizando?, ¿que el Mundial está sirviendo de excusa y pantalla extra para que el Estado y las mafias inmobiliarias hagan lo que siempre desearon hacer? No voy a hablar de que ese dinero estaría mejor empleado en hospitales o escuelas estatales, abogo por la abolición del Estado, no por su fortalecimiento. Pero si usamos el punk desde hace décadas precisamente para denunciar realidades que no por más o menos conocidas no dejan de ser reales, ¿debemos dejar de hacerlo cuando se trata del Mundial de fútbol? ¿Acaso las bandas punk de Catalunya, Euskal Herria y otros lugares cercanos no sabían que lo que estaba sucediendo en Barcelona sucedía sistemáticamente en cada evento de ese tipo? Yo diría que eran plenamente conscientes de ello y que tal realidad, en lugar de ser una razón para callarse, era una razón extra para gritar bien alto. Si usamos el punk como altavoz para intentar incomodar la conciencia de la sociedad, o al menos de quien quiera escucharnos, ¿es lógico pretender que se guarde silencio cuando sentimos que el mensaje apela a nuestra conciencia y a nuestras actitudes y no a la de otras personas, cuando les incomodades somos nosotres?

Está claro que ver un partido del Mundial no nos convierte en cómplices de la represión y los crímenes del gobierno brasileño y su policía militar, ni de las redes de prostitución infantil que van a engrosar sustanciosamente sus ganancias estos meses, ni de nada más que del hecho de ver un partido de fútbol por la tele. Se trata simplemente de dónde sitúa cada cual su conciencia y su coherencia en un mundo en el que sabemos que nos es imposible vivir coherentemente y no ser parte, por acción y omisión, del sistema. Pero si ser consciente de eso no nos impide sin embargo denunciar tantas otras cosas, que al menos no nos impida tampoco denunciar y difundir lo que en estos momentos en una geografía no muy lejana, en Brasil, están padeciendo millones de personas, agravado por los intereses que rodean a la economía futbolística y turística.

Libertad de conciencia, por supuesto, tanto para quienes quieren ver, pase lo que pase y caiga quien caiga, su dosis de fútbol internacional, como para quienes quieran difundir y recordar lo que ese evento está trayendo en tierras no muy lejanas.

Cuando los gobiernos “progres” son el mejor recurso del imperialismo

Posted in Anarkismoa, Antimilitarismoa, Drogak, Ekonomia, Gizartea, Ironia, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 2013/12/30 by aselluzarraga

(Euskera)

Me rompen bastante las bolas los aplausos y alabanzas que los gobiernos progres y supuestamente anti-imperialistas de Latinoamérica reciben en las redes sociales y en tantos ambientes “izquierdistas”. A decir verdad, el imperio no podía haber pensado un modo más perfecto para poder llevar a cabo todos los imprescindibles planes que tiene en la región. No hay mejor manera para ejecutar en silencio y sin apenas protesta -o silenciando y reprimiendo a palos, entre los aplausos de muches progres, la poca protesta que hay, tratándola de “gorila”, de hacerle el juego a la derecha, y todo ese discurso tan conocido como eficaz- proyectos que de otra manera concitarían enorme resistencia social.

Latinoamérica,  para el “norte global” o para el “primer mundo”, osea, para los Estados Unidos, Europa, Japón y ahora, cada vez más, para China, ha sido una fuente inagotable de recursos básicos desde que cayó en manos europeas. Desde entonces, como todes sabemos -o debiéramos saber-, a base de expulsar, tomar esclaves -o “proletarizar”, si aceptamos el eufemismo- o exterminar por la fuerza, por la pólvora o, últimamente, con agroquímicos, a cuanto pueblo originario y campesine les ha hecho falta -según lo que de elles necesitaran o de la resistencia que opusieran-, han convertido a Latinoamérica en la tierra para lograr mediante expolio los recursos necesarios para el hemisferio norte: plata, oro, caucho, cobre, petróleo…; café, cacao, trigo, maíz, papa, azúcar, coca… Los pueblos más miserables en las tierras más ricas, por el bien del “progreso”, por supuesto. Ése es el enorme “regalo”, el gran “patrimonio” legado por occidente durante siglos.

El expolio no ha tenido pausa, y no tiene pinta de ir a tenerla. En ese contexto, muches creen que en Venezuela, Ecuador, Bolivia, incluso en Brasil, Argentina y Uruguay -en esos últimos sólo les más ingenues, seguramente- se enfrenta al imperio y que finalmente, después de tantos siglos, existen hoy en día gobiernos que otorgarán la soberanía a Latinoamérica. Eso pareciera al escuchar los encendidos alegatos de sus monarques y ver el fingido enojo del imperio. Está claro: el teatro siempre ha dado buenos resultados.

La realidad, sin embargo, es muy otra. Lo más grave, seguramente, el acuerdo firmado por todos esos países, sin excepción, el llamado IIRSA. Si a algune la propaganda de Estado le tuviera engañade, aquí puede ver, por ejemplo, qué opinan los pueblos originarios sobre ese plan de “integración” teledirigido desde EEUU, Europa y China. Muchos de los conflictos que el gobierno “bolivariano” de Venezuela mantiene con sus pueblos indígenas sólo pueden entenderse a la luz de dicho IIRSA.Así, quienes fueran presidentes de Venezuela y Colombia, Chavez y Uribe, no mantenían una opinión muy distinta sobre la importancia de dicho plan…

Ahora, en ese contexto, leo la noticia sobre la infraestructura anunciada por Evo Morales. ¡Qué alegría! Seguramente, muches progres creerán que es una idea inmejorable poner la Amazonia patas arriba y construir un transporte que una ambas costas. Sí, efectivamente, el marxismo, en general, desde su origen, ha coincidido plenamente en muchos puntos con la ideología capitalista, y es que en gran medida no es más que una relectura desde la izquierda para conseguir el capitalismo perfecto, y siempre ha mantenido el mismo afán por la extrema industrialización -con honrosas excepciones-. Lo lleva incorporado en sus genes. Por supuesto, esa destructiva infraestructura va a ser mucho mejor si en lugar de EEUU la construye China. Después de todo, ¿cuál es hoy en día el capitalismo más fuerte, sino el chino?

IIRSA no es más que la forma de mover más rápido los productos que Latinoamérica debe producir para el norte global. Y es que, ¿para quién si no producen les latifundistas riques, les asesines con pedigrí de indios, de Chile, Argentina, Paraguay, Brasil, Perú…? Cuba, con todo y bloqueo, no dejó de producir azúcar para les yankees y, en general, tabaco para les fumadores occidentales. Bolivia, entre otras cosas, produce cada vez más quinoa para que les veganes alternatives de Europa consuman su dosis de proteína de buena calidad. Argentina es uno de los mayores productores de transgénicos para el primer mundo, entre los aplausos de Cristina. Colombia año a año envía las dosis de café y coca que necesita el mercado occidental, bajo el auspicio de la CIA… Y ahora, un producto con un inmenso potencial comercial, la marihuana, ya ha conseguido su productor oficial: Uruguay. Todo, gracias al “grosso” “ex-anarquista” Mújica. Las farmacéuticas norteamericanas no pueden estar más felices. En varios Estados la marihuana ya era legal para producir medicamentos contra el cáncer pero… les faltaba el productor y suministrador legal. Ahora ya lo tienen, y el negocio más exitoso de hoy en día puede respirar tranquilo. Soros y Rockefeller no han aligerado en vano su bolsillo para financiar la campaña publicitaria que Mújica necesitaba, como él mismo ha confesado. También Monsanto puede seguir más tranquilo con sus experimentos en marihuana transgénica, teniendo ahora dónde experimentar, vender y distribuir.

Tras esas aparentes enemistades, todos los gobiernos del mundo coinciden en los intereses y puntos de vista “fundamentales”. Y es que, siendo los gobiernos mundiales las elites militares y económicas de cada lugar, ¿cómo no iban a entenderse entre ellos? Así, Latinoamérica siempre ofrecerá los laboratorios sociales, los productos de lujo ofrecidos por la tierra, la dócil mano de obra… que el norte global necesita, bien barato todo, y ahora, para terminar de redondear la estrategia, entre los complacidos aplausos de la izquierda. Los Estados no regalan nada gratis…

Adhesiones en solidaridad con los militantes anarquistas brasileros y la FAG

Posted in Anarkismoa, Errepresioa with tags , , , on 2013/06/30 by aselluzarraga

Pedido de solidaridad y adhesiones contra la persecución en Brasil hacia militantes Anarquistas brasileros y la Federación Anarquista Gaúcha de Porto Alegre (RS)

Solidaridad contra la persecución hacia la Federación Anarquista Gaucha

En Porto Alegre, el pasado 20 de junio, cerca de 15 agentes de la Policía Civil sin orden de allanamiento irrumpieron en el Ateneo Batalha da Varzea, local social y político donde que es sede de la Federación Anarquista Gaúcha.

En esa ciudad donde desde de comienzo de año se han producido masivas movilizaciones reivindicando causas populares que tienen que ver con el transporte público, la salud, educación, contra la corrupción, y con una gran intensión de cambio social para su localidad como para su país.

En un país donde millares de personas salen a la calle a denunciar que está todo podrido y es necesario y urgente cambiarlo. Ante tanta opulencia de los poderosos, de los estadios construidos para la copa de las confederaciones y el mundial de FIFA. Ante tanta represión sostenida, desplazamiento y militarización de los barrios populares, desatención casi total de la salud pública, la educación, y una usura y robo que como corolario es el precio del transporte y la calidad del mismo.

Y se pretende criminalizar a la FAG, y hacerla responsable de toda la bronca y furia que tiene la población de todo el país. Se pretende acusar a la FAG diciendo que es su local se encontró literatura anarquista, ¿y qué se piensa encontrar en un local anarquista?. Se acusa a la FAG de negociar con la ultra derecha, cuando la tarea la misma ha sido en lugares que la derecha rechaza, como son los comité de Resistencia Popular, el movimiento de Catadores, el Sindicalismo, el movimiento campesino, la lucha Estudiantil, las actividades de involucrar a más compañeros en prácticas de cultura liberadora.

Y más, y más cosas que separan a la FAG de lo que sí ha sido su enemigo en una constante histórica, como el allanamiento que ocurriera en el año 2009 por orden de la gobernadora Yeda Crusius, cuando la organización anarquista la señaló como la responsable del asesinato del militante del MST Elthon Brum.

Entonces es que se ha estado sí contra los poderosos, los de arriba y sus aliados de turno. Este allanamiento es ante todo ideológico, porque es la persecución de nuestras ideas lo que está primero. Es eso lo que quieren borrar: todos los significados de rebeldía y liberación que puedan adoptar nuestras luchas, la independencia de clase, la democracia directa, la construcción del poder popular.

Manifestamos entonces nuestra mayor preocupación y alerta sobre el tema y daremos seguimiento al asunto dando respuesta donde nos encuentre las historias de nuestras luchas!!.

Basta de represión al movimiento popular brasilero!!
Basta de criminalizar a la FAG!!
Arriba los que luchan!!!

Adhesiones:

Columna Libertaria Joaquín Penina (Rosario, Argentina)
Columna Libertaria Errico Malatesta (CABA, Argentina)
Federación Anarquista Uruguaya (Uruguay)
Zabalaza Anarchist Communist Front (Sudáfrica)
Federazione dei Comunisti Anarchici (Italia)
Federación Comunista Libertaria (Chile)
Unión Socialista Libertaria (Perú)
Coordination des Groupes Anarchistes (Francia)
Organización Anarquista Socialismo Libertario (San Pablo – Brasil)
Libertäre Aktion Winterthur (Suiza)
Miami Autonomy & Solidarity (EEUU)
Federación Anarco Comunista (Argentina)
Autogestión Oscar Barrios (Buenos Aires – Argentina)
Convergencia Libertaria (Valparaíso – Chile)
Gisela Gaeta – actriz – (Buenos Aires – Argentina)
Red Libertaria Estudiantil (Valparaíso – Chile)
Dr Alejandro Horowicz, titular de “Los cambios en el sistema políticomundial”, Sociologia, Universidad de Buenos Aires (Argentina)
Osvaldo Bayer (Buenos Aires – Argentina)
Sala Alberdi (Buenos Aires – Argentina)
Pueblos, Barrios y Colonias en Defensa de Atzcapotzalco (Mejico)
Luciano Andrés Valencia, Escritor e historiador (Rio Negro – Patogonia Argentina)
Mb12 de Agosto (Claypole – Glew – Argentina)
Salvemos al Iberá (Corrientes – Argentina)
Martín Jaime (Argentina)
Analia Casafu, Ruben Saboulard, Angela Morin, Comision de Coordinacion de las ASAMBLEAS DEL PUEBLO (Argentina)
Sociedad de Resistencia Oficios Varios San Martín adherida a la FORA – AIT (Argentina)
FOB – Federación de Organizaciones de Base, Córdoba, Rosario , Buenos Aires , José C. Paz, Berazategui, Almirante Brown, Florencio Varela, Valentin Alsina, Lanus, Lugano, La Matanza, Lomas de Zamora (Argentina)
Prairie Struggle Organization (Canadá)
Workers Solidarity Alliance (EEUU)
Frente Estudiantil y Social de Zaragoza (Estado Español)
Federação Anarquista do Rio de Janeiro (Brasil)
Alternative Libertaire (Francia)
Confederación General del Trabajo – CGT (Estado Español)
Iniciativa Socialista de Izquierdas (Andalucía , Catalunya, Extremadura, Madrid, Aragón, Castilla Y León ,etc – Estado Español)
Kasandrxs, Feministas Libertarias (Neuquén – Argentina)
USI (Italia)
CIB UNICOBAS (Confederazione Italiana di Base)(Italia)

http://anarkismo.net/article/25785