Chile -en artxiboa

Aurkezpena Bilbon – Presentación en Bilbao: “Los buenos no usan paraguas”

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Gizartea, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Komunikabideak, Kultura, Liburuak, Literatura, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 2014/06/20 by aselluzarraga

portada- los buenos no usan paraguas

 

Txilen pairatu zuen polizia-muntaiari buruz idatzi du Aselek liburu honetan eta egin zitzaion epaiketa-antzezpena dokumentatu du bertan. Halaber, Atlantikoaren alde bietan izandako elkartasun adierazpenak ere deskribatu ditu.

Aselek bideokonferentziaz aurkeztuko du liburua Argentinatik ekainaren 26an, ostegunarekin, 19:00etan DDTren lokalean (Marzana kaia 5, Bilbo Zarra)

Asel escribe en este libro sobre el montaje policial que sufrió en Chile y documenta el jucio-farsa del que fue objeto.  También están descritas las muestras de solidaridad que tuvo a ambos lados del Atlántico.

Asel presentará el libro por videoconferencia desde Argentina el Jueves 26 de Junio a las 19:00 en el local de DDT (Muelle de Marzana 5, Bilbao La Vieja).

“Los buenos no usan paraguas”

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Euskal Herria, Gizartea, Komunikabideak, Kultura, Literatura, Politika with tags , , , , , , , , , , , , on 2014/06/02 by aselluzarraga

Txileren ondoren, azkenean Euskal Herrietara ere iritsi da, DDT, Sorginkale eta Haginaren eskutik.

Momentuz, hemen eta hemen lor daiteke.

Después de Chile, al fin llega también a Euskal Herriak, de la mano de DDT, Sorginkale y Hagina.

De momento, puede conseguirse aquí y aquí.

portada- los buenos no usan paraguas

Francisco “Papas Fritas”, propaganda por el hecho bien entendida

Posted in Anarkismoa, Ekonomia, Errepresioa, Gizartea, Komunikabideak, Kultura, Politika with tags , , , , , , , , , , , on 2014/05/18 by aselluzarraga

(Euskaraz)

Hoy quisiera escribir sobre una acción que se ha convertido en noticia estos últimos días en Chile. Además, ha logrado convertirse en noticia esquivando todos los intentos de los medios habituales para convertirlo en farándula. Me refiero, sin duda, a la obra del artista Francisco “Papas Fritas” “Ad augusta per angusta” . Como cabía esperar, los medios chilenos han dado más importancia al  secuestro de la obra por parte de la PDI que al sentido de la acción de “Papas Fritas”. Y cabía esperarlo, porque su acción ha dejado al descubierto las vergüenzas del sistema, y no es labor de esos medios dar cuenta de dichas vergüenzas ni reflexionar sobre el sentido político y las consecuencias sociales de una acción. Eso que los medios chilenos han pretendido farandulizar o, si no, acallar, sin embargo, ha tenido un eco más amplio internacionalmente y, por supuesto, en los medios que se salen de los renglones oficiales, en castellano  y en inglés. Lo mejor para saber de qué hablo, seguramente, es ver el vídeo de su primera reivindicación:

No deseo analizar esta acción desde el punto de vista artístico ni desde el de los medios de incomunicación, aunque ambos puedan ser interesantes. Tampoco quiero entrar en la discusión sobre la Universidad. Soy contrario a lo que dicha institución significa como herramienta para perpetuar los valores del sistema, pertenezca a la empresa privada o a la empresa estatal, al igual que parece serlo también el propio Francisco, si nos fijamos en la entrevista que ha concedido, y opino además que la discusión sobre su gratuidad es un engaño, tal y como está planteada. La gratuidad no está realmente en discusión en ningún lado, no es opción; de hecho, lo que está sobre la mesa es si se “desea” que les estudiantes, para ser adoctrinados y funccionales al sistema, deben pagar una vez -a través de la parte de plusvalía que el Estado nos quita-, dos -en los impuestos y en las tasas universitarias- o tres -en los impuestos, las tasas universitarias y los intereses-, y esa discusión no me interesa en absoluto, aunque sienta solidaridad por las luchas estudiantiles. En ese sentido, me parecen interesantes el concepto que el propio Francisco menciona en la entrevista sobre la “pluriversidad” y lo que dice sobre la universidad actual. Es, sin embargo, desde la visión anarquista desde donde quiero tomar la acción de “Papas Fritas”, para pensar, frente a lo que algunes entienden, qué características debieran tener la propaganda por el hecho y la acción directa.

Me parece especialmente interesante que esta acción suceda en Chile. Algunos de sus más claros antecedentes serían las acciones llevadas a cabo por el catalán Enric Duran y el vasco Lucio Urtubia, cada cual a su estilo y con sus objetivos, y así lo ha declarado el propio Francisco en los tuits intercambiados con Enric. Y digo que es especialmente interesante que haya sucedido en Chile, porque en ese país el polémico movimiento que se ha adueñado del sentido de la propaganda por el hecho y la acción directa, el insurreccionalismo, concretamente, es quien se ha convertido asimismo en la única imagen de un supuesto anarquismo ante la sociedad. Así que quisiera comparar sus acciones más difundidas y la que están llevando a cabo -ya que aún no ha terminado- los autores de la acción artística “Ad augusta per angusta”, analizando sus metas y sus resultados.

Para empezar, comentaré sobre la propaganda por el hecho. Ese concepto comenzó a hacerse conocido en el s. XIX. Según tal concepto, una acción o sus consecuencias debían hablar por sí mismas sobre la intencionalidad que encierran y, además, como el propio nombre indica, deben hacerle propaganda a algo.

Por otro lado, el sentido de la acción directa, procedente de la misma época, sería el siguiente: les trabajadores o explotades, para solucionar sus conflictos con les explotadores o con las instituciones de poder, deberían actuar sin intermediaries, directamente. Así que, el objetivo de una acción directa serí lograr una determinada meta. Así, por ejemplo, durante las huelgas y conflictos laborales, la acción directa significaría que les trabajadores deberían discutir directamente con el propietario o patrón o, si no, deberían tomar por propia mano las acciones para enfrentar al explotador -desde los sabotajes a los ataques directos contra los patrones-.

De modo que, tanto en la propaganda por el hecho como en la acción directa, el punto de partida solía ser un conflicto social, conflicto colectivo, conflicto laboral…, y la intención de recurrir a ella sería combatir directamente al enemigo y llevar a cabo acciones que les trabajadores y, en general, la sociedad, pudiera entender fácilmente. Era una acción solidaria, realizada en solitario o en grupo, pero más que hacia une misme, enfocada hacia les otres, hacia el grupo, hacia la sociedad. Además, dentro de ambos conceptos podían incluirse los atentados contra represores y patrones despiadados, para vengar las masacres contra el proletariado. Así pueden entenderse las acciones de Simón Radowitzky o Kurt Wilkens, y cabe recordar que este último, además, era un pacifista tolstoiano, que no tomaba la violencia como bandera, aunque fuera comprensivo con quienes decidían usar la violencia contra la otra violencia sistemática de los patrones.

Sin embargo, hoy en día estamos cada vez más habituades a escuchar dichos conceptos unidos a la corriente “anarquista” llamada insurrecionalista. Comparemos esas acciones que orgullosamente suelen reivindicar con la llevada a cabo por Francisco “Papas Fritas”.

Desde el insurreccionalismo son habituales los bombazos contra las sedes de bancos, iglesias y otras instituciones, por ejemplo. Generalmente pequeños explosivos, que solamente buscan daños materiales y eco mediático. Unidos a ellos, solemos leer una retórica bastante repetitiva y generalista en los escritos de reivindicación. A través de tales escritos suelen querer hacer llegar el sentido de la acción y, siguiendo a la fuente ideológica que subyace tras el insurrecionalismo, es el yo -o, como mucho, el nosotres, un nosotres muy reducido que sólo hace referencia al presunto grupo de afinidad- el que predomina. Junto a ello, desprecio y odio hacia la sociedad en su conjunto en la mayoría de los casos. Así, les insurrecionalistas hablan de sí mismes como las únicas personas conscientes de la realidad y coherentes. El resto, y cada vez más la clase trabajadora, es despreciable, gente que, por vivir anestesiada por el sistema, no merece respeto. Se sienten en una guerra entre el yo y el sistema. No es de extrañar. El insurreccionalismo es una de las manifestaciones de la teoría individualista -como el propio capitalismo- y su punto de partida es la misma ficción que la usada por Hobbes, al igual que por Stirner y por Nietzsche: un ser humano aislado previo a cualquier forma de sociedad, es decir, un ser que jamás existió en la historia. De ese comienzo mítico que sólo existía en su fantasía, Hobbes concluía la necesidad de un Estado totalitario, ya que él sería el único que podría garantizar el “equilibrio” frente a las intenciones opresoras de los seres humanos egoístas y aislados. Por su lado, Stirner y Nietzsche reivindicaron el totalitarismo del individuo egoísta frente al Estado, atrapados en una dialéctica sin salida. Después de todo, escribieron, voluntaria o involuntariamente, para dar la razón a Hobbes, y es conocida la influencia que dicha filosofía, en especial la de Nietzsche, tuvo en las bases ideológicas del nazismo. Así que, si hubiera que entender las acciones insurreccionalistas como propaganda por el hecho y acción directa, lo que nos queda es la propaganda del yo y la acción directa del yo. ¿Con qué objetivo? Seguramente, muches de elles nos responderían que no necesitan objetivos concretos. Satisfacer el yo, hacer la guerra perpetua al sistema. Desde el punto de vista de la propaganda, tales acciones, es decir, las bombas colocadas contra bancos y demás instituciones, de hacer propaganda a alguien, se la hacen a las propias instituciones atacadas, a la Policía, a la Iglesia, a los medios de comunicación… y al propio Estado. Para empezar, porque esos daños materiales son totalmente asumibles por quienes sufren el ataque y, por otro, porque todos ellos, a pesar de ser nuestros victimarios diarios, serán vistos por la gente, en la mayoría de tales acciones, como víctimas, digan lo que digan los comunicados insurrecionalistas -además, no se entiende muy bien desde el punto de vista de dicho individualismo a quién están dirigidos los comunicados, si no es, en caso de entenderlos dentro de la propaganda, para quienes ya antes pensaban como elles o para elles mismes-. Para constatar la propaganda directa o indirecta a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, basta comprobar como la propia Policía de tanto en tanto utiliza grupos armados organizados para generar caos y saqueos, en especial cuando pelea por sus propias condiciones laborales y pretende presionar al gobierno con alguna huelga que “recuerde” a la sociedad que sin la labor policial no tienen quien les “defienda”. Efecto psicológico similar consiguen bombazos que la mayoría de la sociedad que, desde luego no tiene tiempo ni ganas de leer los comunicados esparcidos por la zona o colgados en internet, jamás termina de entender o situar en un contexto relacionado con sus propias problemáticas y luchas diarias -que también las tienen, por más que a algunes les parezcan intrascendentes-.

Por su parte, desde el punto de vista de la acción directa, debiéramos pensar para qué sirve una acción directa que no desea lograr objetivos concretos, o si el único objetivo no es la realización misma de tal acción “directa”. Entre les insurreccionalistas que colocan el artefacto y la institución atacada, como mucho, existe un conflicto abstracto, el mismo conflicto interminable que todes mantenemos con tales instituciones, pero en dicha lucha un explosivo no conlleva ningún paso adelante, no debilita a dicha institución y nosotres -y quienes lo colocan- no ganamos nada. Las acciones acostumbran a situarse fuera del contexto social, la mayoría de las veces no se enmarcan dentro de un clima concreto de conflicto -como mucho, algunas se sitúan dentro de campañas de “solidaridad” con les preses-, y no sirven siquiera para subir la fuerza moral en una hipotética lucha. Pero, nos dirán les insurreccionalistas, a nosotres la sociedad nos importa una mierda, no actuamos para conseguir nada para ella. Está claro, sin duda. Por último, siendo el origen confeso de la ética individualista el egotismo, como el propio Stirner reivindicaba, les insurreccionalistas repetirán a menudo en sus textos que las consecuencias que sus acciones puedan tener sobre otras personas no les importan. Así que, si a consecuencia de sus acciones encarcelan a personas sin relación alguna o, como sucedió en el s. XX con la supuesta organización anarquista inventada por el Estado español “La Mano Negra” y con otros numerosos casos similares, aunque sean utilizadas de excusa para desarticular de raíz movimientos que puedan resultar un peligro para el sistema, como diría el gobierno estadounidense, todas esas cosas son “daños colaterales”. Al final, les insurreccionalistas no darán la cara y si el Estado utiliza sus acciones para neutralizar anarquistas y movimientos que nada tienen que ver con ellas, a través de los conocidos montajes, como sucede con frecuencia, bien les vendrá también para alimentar su discurso. La solidaridad hacia las personas detenidas bajo la excusa de sus acciones se limitará a eso: a nuevas reivindicaciones y acciones insurreccionalistas, desde lugar seguro y sin dar la cara. Por el contrario, después de que algune de elles caiga, acudirán sin pensárselo dos veces a la solidaridad de todes y, además, les anarquistas nunca les negaremos esa solidaridad que desde sus acciones y posturas elles acostumbran a negar a todes les demás.

Por tanto, es muy difícil ver en tales acciones la propaganda por el hecho y la acción directa por ningún lado, si no es retorciendo totalmente el sentido de tales conceptos. Y vistas las consecuencias y que, como se ha mencionado, los Estados, inventando supuestos grupos, acostumbran a organizar acciones del mismo tipo y a hacer aparecer similares panfletos, debiéramos pensar a quiénes benefician.

Por el contrario, la acción de Francisco “Papas Fritas” sería la otra cara de ese comportamiento que ya nos ha habituado. Para empezar, como propaganda por el hecho, es redonda. Se sitúa en un conflicto concreto, en este caso, en el mantenido por la Universidad del Mar con su alumnado. La sociedad conoce bien la estafa de dicha Universidad y, además, en un contexto en el que en la sociedad el debate en torno al propio sistema universitario está candente. Es una acción imaginativa, y busca un resultado concreto: dejar anulada la deuda que el alumnado tenía con la Universidad, evidenciar la estafa y desnudar las debilidades de todo el sistema. Desde ese lado, ha cumplido su objetivo, sin duda. Por otro lado, como propaganda, la propia acción explica el mensaje subyacente, y es un golpe que puede ser bien visto tanto por la sociedad como, sobre todo, por el alumnado implicado en el caso. Genera simpatía. También fija otro eje para el debate: legalidad vs legitimidad. Cualquiera puede apreciar, en este caso, como en otros muchos, que la ley afirma la ilegitimidad, y que en muchas ocasiones la legitimidad solo puede defenderse desde la ilegalidad. Más aún tras la intervención de la PDI: la Policía está para defender los intereses de les estafadores, del capital, de les rics, da igual qué Policía y de dónde -y de paso, ha mostrado que también los museos, tomen el nombre que tomen, son solamente otra pieza más del sistema-. Se lo mire por donde se lo mire, es una perfecta acción de propaganda, tanto propaganda a favor de la acción directa, como propaganda para dejar al descubierto la pasividad del Estado -Partido Comunista incluido-, de algunas organizaciones estudiantiles y de los medios de comunicación.

Desde el punto de vista de la acción directa, por otro lado, es rotunda: en la lucha contra una institución -la Universidad del Mar, en este caso-, dejando a un lado las vías institucionales, los intermediarios, las negociaciones, golpea directamente: toma los títulos de deuda y los quema. El conflicto está identificado, es conocido en la sociedad, el enemigo también está identificado, y así lo está el objetivo: en este caso, cancelar la deuda de les estudiantes. Y hacia ese objetivo, la vía directa. El resultado, también redondo. A ver qué malabares legales inventa la Universidad para cobrar esa deuda ilegítima que, de momento, es incobrable. Las personas que sistemáticamente han actuado de mala fe -les propietaries- deberán esperar la “buena” voluntad de sus damnificades para olfatear el dinero.

Lucio Urtubia logró tener arrodillado al poderoso Citibank. Enric Durán, por su parte, dejó al descubierto las vergüenzas del sistema de crédito bancario, recuperó algo del dinero que ellos roban a diario y consiguió poner en marcha uno de los movimientos revolucionarios más interesantes que se está tejiendo actualmente en Europa. Francisco “Papas Fritas” tampoco se ha quedado atrás y, además de desplazar el eje del debate, en la lucha contra el lucro universitario ha logrado desactivar una deuda que ahoga a miles de estudiantes. Y los tres han tenido en mente al prójimo, a la sociedad, un modelo para una nueva sociedad, no su propio ego, su guerra individual. Además, los tres han dado la cara ante las consecuencias y han dibujado líneas que pueden ser ejemplo para muchas personas.

Sin duda, la de Francisco “Papas Fritas” ha sido propaganda por el hecho bien entendida, loable acción directa. Veremos qué nos depara en adelante.

Cuando los gobiernos “progres” son el mejor recurso del imperialismo

Posted in Anarkismoa, Antimilitarismoa, Drogak, Ekonomia, Gizartea, Ironia, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 2013/12/30 by aselluzarraga

(Euskera)

Me rompen bastante las bolas los aplausos y alabanzas que los gobiernos progres y supuestamente anti-imperialistas de Latinoamérica reciben en las redes sociales y en tantos ambientes “izquierdistas”. A decir verdad, el imperio no podía haber pensado un modo más perfecto para poder llevar a cabo todos los imprescindibles planes que tiene en la región. No hay mejor manera para ejecutar en silencio y sin apenas protesta -o silenciando y reprimiendo a palos, entre los aplausos de muches progres, la poca protesta que hay, tratándola de “gorila”, de hacerle el juego a la derecha, y todo ese discurso tan conocido como eficaz- proyectos que de otra manera concitarían enorme resistencia social.

Latinoamérica,  para el “norte global” o para el “primer mundo”, osea, para los Estados Unidos, Europa, Japón y ahora, cada vez más, para China, ha sido una fuente inagotable de recursos básicos desde que cayó en manos europeas. Desde entonces, como todes sabemos -o debiéramos saber-, a base de expulsar, tomar esclaves -o “proletarizar”, si aceptamos el eufemismo- o exterminar por la fuerza, por la pólvora o, últimamente, con agroquímicos, a cuanto pueblo originario y campesine les ha hecho falta -según lo que de elles necesitaran o de la resistencia que opusieran-, han convertido a Latinoamérica en la tierra para lograr mediante expolio los recursos necesarios para el hemisferio norte: plata, oro, caucho, cobre, petróleo…; café, cacao, trigo, maíz, papa, azúcar, coca… Los pueblos más miserables en las tierras más ricas, por el bien del “progreso”, por supuesto. Ése es el enorme “regalo”, el gran “patrimonio” legado por occidente durante siglos.

El expolio no ha tenido pausa, y no tiene pinta de ir a tenerla. En ese contexto, muches creen que en Venezuela, Ecuador, Bolivia, incluso en Brasil, Argentina y Uruguay -en esos últimos sólo les más ingenues, seguramente- se enfrenta al imperio y que finalmente, después de tantos siglos, existen hoy en día gobiernos que otorgarán la soberanía a Latinoamérica. Eso pareciera al escuchar los encendidos alegatos de sus monarques y ver el fingido enojo del imperio. Está claro: el teatro siempre ha dado buenos resultados.

La realidad, sin embargo, es muy otra. Lo más grave, seguramente, el acuerdo firmado por todos esos países, sin excepción, el llamado IIRSA. Si a algune la propaganda de Estado le tuviera engañade, aquí puede ver, por ejemplo, qué opinan los pueblos originarios sobre ese plan de “integración” teledirigido desde EEUU, Europa y China. Muchos de los conflictos que el gobierno “bolivariano” de Venezuela mantiene con sus pueblos indígenas sólo pueden entenderse a la luz de dicho IIRSA.Así, quienes fueran presidentes de Venezuela y Colombia, Chavez y Uribe, no mantenían una opinión muy distinta sobre la importancia de dicho plan…

Ahora, en ese contexto, leo la noticia sobre la infraestructura anunciada por Evo Morales. ¡Qué alegría! Seguramente, muches progres creerán que es una idea inmejorable poner la Amazonia patas arriba y construir un transporte que una ambas costas. Sí, efectivamente, el marxismo, en general, desde su origen, ha coincidido plenamente en muchos puntos con la ideología capitalista, y es que en gran medida no es más que una relectura desde la izquierda para conseguir el capitalismo perfecto, y siempre ha mantenido el mismo afán por la extrema industrialización -con honrosas excepciones-. Lo lleva incorporado en sus genes. Por supuesto, esa destructiva infraestructura va a ser mucho mejor si en lugar de EEUU la construye China. Después de todo, ¿cuál es hoy en día el capitalismo más fuerte, sino el chino?

IIRSA no es más que la forma de mover más rápido los productos que Latinoamérica debe producir para el norte global. Y es que, ¿para quién si no producen les latifundistas riques, les asesines con pedigrí de indios, de Chile, Argentina, Paraguay, Brasil, Perú…? Cuba, con todo y bloqueo, no dejó de producir azúcar para les yankees y, en general, tabaco para les fumadores occidentales. Bolivia, entre otras cosas, produce cada vez más quinoa para que les veganes alternatives de Europa consuman su dosis de proteína de buena calidad. Argentina es uno de los mayores productores de transgénicos para el primer mundo, entre los aplausos de Cristina. Colombia año a año envía las dosis de café y coca que necesita el mercado occidental, bajo el auspicio de la CIA… Y ahora, un producto con un inmenso potencial comercial, la marihuana, ya ha conseguido su productor oficial: Uruguay. Todo, gracias al “grosso” “ex-anarquista” Mújica. Las farmacéuticas norteamericanas no pueden estar más felices. En varios Estados la marihuana ya era legal para producir medicamentos contra el cáncer pero… les faltaba el productor y suministrador legal. Ahora ya lo tienen, y el negocio más exitoso de hoy en día puede respirar tranquilo. Soros y Rockefeller no han aligerado en vano su bolsillo para financiar la campaña publicitaria que Mújica necesitaba, como él mismo ha confesado. También Monsanto puede seguir más tranquilo con sus experimentos en marihuana transgénica, teniendo ahora dónde experimentar, vender y distribuir.

Tras esas aparentes enemistades, todos los gobiernos del mundo coinciden en los intereses y puntos de vista “fundamentales”. Y es que, siendo los gobiernos mundiales las elites militares y económicas de cada lugar, ¿cómo no iban a entenderse entre ellos? Así, Latinoamérica siempre ofrecerá los laboratorios sociales, los productos de lujo ofrecidos por la tierra, la dócil mano de obra… que el norte global necesita, bien barato todo, y ahora, para terminar de redondear la estrategia, entre los complacidos aplausos de la izquierda. Los Estados no regalan nada gratis…

Sobre legitimidad y adoctrinamiento

Posted in Anarkismoa, Gizartea, Ironia, Komunikabideak, Politika with tags , , , , , , , , , , , , , , on 2013/12/16 by aselluzarraga

Esta mañana me toca de nuevo tener de fondo el programa de amable adoctrinamiento estatal, “Buenos días a todos”, y escucho los malabares que hacen frente a la aplastante opción de la población chilena por dar la espalda al sistema partitocrático, en este caso frente a la elección de la futura presidente, entre las candidatas del centro derecha y de la extrema derecha, en la jornada que el ingenio popular chileno dio en llamar “Día del pico en el ojo”. Así, mientras el 58,03% de la población chilena con derecho a voto, en esta primera edición con voto voluntario, es decir, en la primera ocasión que la población chilena puede decidir sin coacciones su participación o no en el sistema impuesto por las elites burguesas a toda su población, la siguiente opción, la candidata del centro derecha Michelle Bachelet, del PS, contó con el apoyo del 25,55% de la población con derecho a voto.

Ante esta evidencia, las mensajerías del sistema tiene rápidamente que desdibujar el panorama y aleccionar a la población sobre cómo interpretar este “tropiezo” de su sistema de sometimiento. De esta manera, les presentadores del programa matinal, en una esfuerzo mental, reconocían que no ir a votar es tan legítimo como hacerlo, que es una de las pociones que da el sistema, pero rápidamente hacían una interpretación sesgada de esta opción mayoritaria, antes de que a cualquiera se le ocurra pensar cosas “raras”. Así, tras esa elección, veían dos únicas opciones, tres a lo sumo: 1. una parte de quienes no votan no lo hacen porque ninguna de las dos candidatas a presidente les ha convencido; 2. una gran parte no vota porque prefirió irse a la playa o a comprar regalos navideños; 3. -y arriesgando un poco más, pero no mucho- algunas personas muestran así su desacuerdo con el sistema binominal. Por supuesto, esta última lógica no debe en ningún caso estirarse más allá, no sea que nos encontremos con que mucha gente, sencillamente, no cree en el sistema en su conjunto y no quiere ser gobernada ni representada, no quiere delegar su capacidad política en ninguna otra persona. Eso jamás lo escucharas de estes voceres del sistema.

Y no lo escucharas, porque si se va más allá aún, podríamos concluir que entre quienes no sufragan están las únicas personas que creen en la democracia, esto es, en el gobierno directo del pueblo para el pueblo a través de sus propias asambleas soberanas. Eso, la democracia, es opuesto históricamente, como ya expliqué en un par de artículos, a lo que en este caso se escenificaba, que es la monarquía. Y es que, así como la democracia ha sido históricamente, hasta la prostitución de ese nombre en el s. XVIII vía Revolución Francesa, el gobierno directo y sin intermediarios del pueblo en sus propias asambleas, monarquía no es otra cosa que el gobierno de una sola persona, independientemente de que esta persona sea o no electa, su cargo sea o no vitalicio, y tal cargo sea o no hereditario, de que fuera llamada rey, duque, príncipe, emperador… o presidente. Por eso se han distinguido históricamente monarquías absolutas, monarquías hereditarias y, como en este caso, monarquías electivas. De la misma manera el sistema parlamentario actual, siendo un gobierno de partidos, es una partitocracia o, asignándolo según la tradición histórica de la división de sistemas de gobierno, una aristocracia, en este caso electiva, formada por partidos políticos. Ambos sistemas que conviven en tantos países actuales, como Chile, monarquía y aristocracia electivas y de mandato limitado, son negadores de cualquier forma democrática de gobierno. De modo que habrá que entender que entre esa mayoría abstencionista se encuentran las únicas defensoras de la democracia.

Por otro lado, hablaba este canal adoctrinador sobre la legitimidad del resultado, y rápidamente adelantaban que era una cuestión ya zanjada. Este resultado, la elección de la monarca Bachelet, era tan legítimo como el anterior nombramiento de Piñera. Efectivamente, así es: este resultado es tan legítimo como aquél, y eso a lo que va a conllevar, a que una persona gobierne un país de 17 millones de personas con el beneplácito de 5 millones, es tan ilegítimo en un caso como en otro. Lo que se ha visto es que, quienes no se inscribían antes para votar, en este nuevo sistema de inscripción automática y voto libre toman la misma decisión soberana que antes: no participar ni dar legitimidad al sistema que ha de someterlos por cuatro años más. Eso no es una dejación de las “obligaciones ciudadanas”, muy por el contrario, significa en muchos casos asumir la facultad política propia y no delegarla en nadie, reservándose el derecho de desobediencia ante un sistema que, no solo no lo representa, sino que no se desea que lo represente. Sin embargo, la lógica monárquica no acepta, una vez más, la voluntad del pueblo, y en lugar de dejar el trono presidencial vacante, éste será ocupado por una persona con una legitimidad otorgada por el 25% de las personas con derecho a voto en Chile. Chile, mejor que muchas otras monarquías y aristocracias electivas, ha dejado al descubierto la ilegitimidad del sistema de gobierno en su conjunto, la decadencia de este sistema explotado por las elites económicas y militares constituyentes de cada Estado después de más de dos siglos de engaño sistemático.

Por otro lado, estos guardianes del sistema tienen sus momentos divertidos. Así, uno de los presentadores, mientras hacían nuevos malabares para pensar como “atraer” más gente al voto -no a la política, sino a la renuncia de ejercerla por une misme, que es lo que significa votar-, observaba que, en caso de que el voto volviera a ser obligatorio -desnudando de nuevo el lado coercitivo de este sistema de dominación de la mayoría por una minoría privilegiada-, al menos el derecho a desinscribirse de quienes fueron inscrites automática y, por lo tanto, involuntariamente, no debiera suponer una carga para éstes, palabras ante las cuales el otro par de presentadores rápidamente salía al paso. Y es que, ¿se imaginan si cualquiera de ustedes ha sido inscrito sin solicitarlo y, ante el fracaso de esta libertad de voto, se viera de aquí a cuatro años sometide al voto obligatorio bajo amenaza? Parece ser que eso encantaría al ex-presidente Lagos, que ya ayer se mostraba enojadísimo contra el sistema de voto voluntario, exponiendo inmejorablemente la desconfianza que tienen las elites gobernantes en su propia ciudadanía, tratada, cuando no acata el guión dictado, como inmadura, “no preparada para la democracia” -si alguna vez hubieran tenido la más mínima intención de preparar a la ciudadanía de cualquier país para la democracia, haría décadas que las aristocracias y monarquías electivas habrían tocado a su fin-. Como en el cuento, al monarca no le gusta que un niño lo apunte entre la multitud y le diga que camina desnudo, menos le va a gustar que sea toda la multitud la que ose demostrar esta realidad.

La noticia que no veras en los medios chilenos

Posted in Anarkismoa, Ironia, Politika with tags , , , on 2013/11/18 by aselluzarraga
Se confirman los datos adelantados. De un censo electoral de 13.573.143 personas, 6.924.305 (51,01%) optaron por Abstención, representada por Nadie, y 3.050.864 (22,48%) por la siguiente fuerza, Nueva Mayoría, representada por Bachelet. Con estos datos, Abstención supera sus espectativas y arrasa en primera vuelta, haciendo innecesaria la segunda, al contar con más del doble de apoyo que la segunda fuerza. Durante los próximos cuatro años Nadie deberá asumir el gobierno. En las celebraciones del triunfo Nadie prometió cumplir fielmente su programa, por ello, la población vigilará atenta que Nadie asuma la tarea de representarlos políticamente. Estamos ante un nuevo triunfo de la democracia que augura grandes cambios…

3° Cicletada Encapuchada y la obediente criminalización mediática

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Gizartea, Ironia, Komunikabideak, Politika with tags , , , , , , , , , , on 2013/10/29 by aselluzarraga

1383129_680062515338029_870126770_n

Estas mañanas, mientras laburo, me está tocando escuchar, de refilón y a mi pesar, la habitual palabrería que escupe el matinal de Chile de TVN. En esta ocasión, fiel a su políticamente correcto fascismo ciudadanista, machacan con el guión agendado por Carabineros y el Ministro de Interior Chadwik, heredero directo del tristemente celebre Hinzpeter. Y es que, el día 25 de octubre, se convocaba en Santiago una Cicletada Encapuchada para protestar precisamente contra la Ley apodada con el apellido del antecesor de Chadwik, Ley Hinzpeter, que entre otras medidas de endurecimiento -aún más- de la represión contra todo tipo de protesta social que exceda los limites del buen ciudadanismo, propone convertir en delito el mero hecho de portar una capucha.

No voy a e1378847_242379075916543_803865865_nntrar ahora en detalles sobre los muchos significados de la capucha -célebres son ya las usadas por miembros de las comunidades zapatistas, de Anonymous, o de cuerpos de seguridad del Estado, como los “beltzas” de la Ertzaintza (antidisturbios de la Policía Vasca) o la Policía Nacional española- y la filosofía que encierran en unos y otros casos -como, por ejemplo, transmitir que no importa el protagonismo individual, la identidad concreta, sino la acción que puede representar a todo un colectivo con un sentir similar, autoprotegerse de la represión policial, o infundir miedo y ocultar la propia vergüenza-. Lo que en este caso pretendo desnudar es el actuar de los medios de desinformación, en este caso del aludido matinal chileno, en la misma línea que he intentado hacer en “Los buenos no usan paraguas“.

Así, tenemos estos días un set de imágenes corriendo reiterativamente por dicho matinal, imágenes con una peculiaridad: en todas ellas, el único acto de agresión, violento, que se percibe, es el de un trabajador de una cafetería contra un grupo de ciclistas encapuchados, que ni siquiera muestran intención de responder a la agresión o “pescarle” demasiado, salvo un momento en que uno de estxs ciclistas se asoma a la puerta del local en cuestión e insulta al agresor y se marcha. Por lo demás, gente tranquila pedaleando despacio, y como único indicio de “violencia”, una imagen aislada de un cubo de basura rodando lentamente hacia un grupo armado -pacos- que se dirige amenazante al colectivo ciclista. Ninguna piedra, ningún vidrio roto, ninguna agresión a nada ni a nadie por parte de lxs ciclistas queda registrada en ninguna de las imágenes ofrecidas. Lo último que se ve, es que este grupo abandona el lugar como llegó, pedaleando pausadamente. Sin embargo, ¿cuál es el discurso escupido desde el canal nacional chileno al narrar unos hechos contradichos por las propias imágenes? Que se trataron de actos vandálicos, que rayaron vidrios de comercios y amenazaron a las personas que estaban en las terrazas y a lxs trabajadorxs del centro comercial, y lo peor de todo, continuamente subrayado… ¡que iban encapuchadxs!

Para completar, imágenes del ministro Chadwik asegurando que se querellarán contra quienes estuvieran detrás de este “vandalismo”, reafirmándose en la necesidad de sacar adelante una ley que penalizará el uso de capuchas, y hoy, para terminar de rematar, un hueón representante de una asociación ciclista, muy informado él, 100% ciudadano consciente y obediente, de esxs que gustan en los medios como TVN, condenando enérgicamente la cicletada encapuchada, desmarcándose inequívocamente de ella, y tachándola, fiel al guión, de vandálica, subrayando a coro con las autoridades el hecho criminal de portar capucha.

Y me pregunto: ¿cómo pretenden que se puede escenificar mejor el rechazo a una ley como la impulsada por estos medios de comunicación a sueldo del Ministerio que portando colectivamente capuchas? ¿No han oído hablar de algo tan mundialmente conocido, sobre todo desde que el tan aclamado Gandhi lo pusiera en práctica en la India, como la desobediencia civil a las leyes que se consideran violadoras de los derechos humanos o al propio ilegítimo Estado?

Lo extraño es que, en unos medios en los que se acostumbra a pasarnos una y otra vez las imágenes más aterradoras, violentas, exaltadas, tremendistas, impactantes de cualquier suceso, de un lugar plagado de cámaras que sin duda se han analizado al microsegundo, todo lo que hayan conseguido reunir en estos cuatro días para mostrar el vandalismo de la cicletada haya sido el intento de agresión por parte de un trabajador hacia un nutrido grupo de ciclistas que no muestra el más mínimo indicio de querer valerse ni de su número ni de su “anonimato” para responder al agresor, y que más bien lo contempla condescendiente.

Pero no es de extrañar, después de todo: el anonimato es terrorífico y anti-social. Si no, que se lo pregunten a los millones de víctimas de esas organizaciones que, bajo el nombre explícito de Sociedades Anónimas, y amparadas por sus respectivos Estados y protegidas por sus policías y ejércitos, cada día nos violentan, nos expolian, hambrean y destruyen poblaciones enteras, saquean recursos y aniquilan nuestra salud corporal y mental, nos expulsan de nuestras tierras, nos adoctrinan y moldean con su publicidad, nos explotan, y cuando nos resistimos directamente nos matan. Los directivos de empresas terroristas como Monsanto, Endesa, Barrick Gold, Coca-Cola, Nestle, Chevron, Repsol, Petrobras, Bayer… no necesitan capuchas, ya se encargan sus sicarios a cara descubierta de proteger sus intereses “anónimos”.

No se preocupen, mañana más mentiras y manipulación en su pantalla amiga, y más ciudadanxs indignadxs dispuestos a alimentar la criminalización que el Estado necesita para santificar su represión y asegurar sus empresas.