pueblos originarios -en artxiboa

A los medios chilenos

Posted in Anarkismoa, Errepresioa, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Komunikabideak with tags , , , , , , , , , on 2010/10/03 by aselluzarraga

(Euskaraz) Son muchas las razones que llevan a hombres y mujeres a viajar, acercarse a unas realidades y alejarse de otras. No son pocas las que hasta ahora me habían llevado por el mundo de un lado a otro, generalmente con el horizonte de, tras conocer realidades que me interesaban, regresar a casa. En otros tiempos mi casa significaba una sola, aquí en el País Vasco. Sin embargo, Chile ha dado una vuelta completa a todo ello. La decisión de acercarme a esas tierras la tomé por amor a la que desde entonces sería mi compañera (la mejor que podría haber imaginado). Allá, en el corazón del Wallmapu, tuve por primera vez otro lugar que sentí como mi casa, mi otra casa. Y, por encima de todo, fue el miedo el que me forzó a abandonar un lugar donde me sentía feliz, algo que nunca había vivido hasta conocer de cerca una realidad de persecución política sin precedentes en mis anteriores experiencias. Al menos, pude partir por propia voluntad, sin que la expulsión que desde un principio se buscaba llegara a efectuarse.

Ahora he vuelto a casa, a la otra, debo decir, y me siento por fin seguro. Ahora siento que puedo relajarme, dormir tranquilo, expresarme como siento y deseo, e incluso ausentarme y dejar la casa vacía sin preocuparme por quién entrará y qué llevará o dejará en ella. Porque ciertamente, desde que aquel 31 de diciembre de 2009 la policía, al dictado de algunas autoridades, decidiera hacer, de un escritor pacífico con una vida dedicada a las ideas y la palabra, un terrorista con los terribles delitos de ser de origen vasco, de convicciones anarquistas, punk y solidario con el cercado pueblo mapuche, desde que esos cuerpos policiales, coordinados por el comandante Barja, a través de la experticia del capitán de Labocar Victor Hugo Blanco maquillaran las razones reales de lo que en algún despacho se había decidido colocando sobre el ropero de mi habitación elementos de prueba que jamás vi, desde que fui acusado insistentemente a través de la prensa chilena de tener relación con bombas sucedidas en fechas incluso anteriores a mi primera entrada en el país, recuperar la tranquilidad, la sensación de seguridad, se convirtió en imposible si no era lejos. Más aún después de que, a pesar de las abundantes evidencias, tres jueces decidieran que no hay ningún problema porque el capitán Victor Hugo Blanco manipulara las fotografías tomadas en el lugar, en especial aquella que demostraba la ausencia de los elementos antes de la entrada de la policía; tampoco por las abundantes contradicciones y mentiras, en especial las fabuladas por el miembro de Sipolcar Marcos Gaete, contrastadas documentalmente con una serie de vídeos que él afirmo unos días antes no existir; ni por los variados testimonios exculpatorios. También decidieron que no es ningún obstáculo que la Fiscalía no fuera capaz de determinar ningún vínculo entre el acusado y los objetos imputados, salvo que “estaban allí” según el testimonio de tres policías, los únicos que testificaron haber visto personalmente las especies sobre el closet. Tampoco que los testimonios de los propios agentes revelaran que no se siguió en ningún momento el protocolo de seguridad que se supone obligatorio ante el hallazgo de un objeto supuestamente desconocido del cual se presume que pudiera ser una bomba. Nada de eso importa cuando la única meta es condenar a una persona para que pueda ser expulsada y para que todo cuadre en las versiones oficiales. Frente a los cinco años solicitados por la Fiscalía (inicialmente por encima de diez, cuando aún se pretendía aplicar la nefasta Ley Antiterrorista), esos 220 días sancionados hablan por sí solos de la inocencia que los jueces realmente percibieron y no se atrevieron a sentenciar.

Algo similar pasa cuando de lo que se trata es de criminalizar a comuneros mapuche. El mismo capitán Victor Hugo Blanco se encargará eficientemente de fabricar las pruebas que deberán ser halladas en los allanamientos. Seguramente en Santiago tienen sus pares para hacer le mismo trabajo cuando el guión apunta a los anarquistas y okupas.. Lo importante es que los “peligros para la sociedad” estén a buen recaudo. Una vez conseguido, aunque más adelante queden demostrados los montajes correspondientes, incluso si hay que ir dejando a todos libres, no importa, la gente olvida rápido y seguirá pensando que, en caso de conocer de cerca algún caso de ese estilo, se tratan de excepciones, no de prácticas habituales.

Es probable que, visto que escribir en Chile es un oficio peligroso, sobre todo para quienes obstinadamente se empeñan en plasmar la verdad, no pueda vivir de nuevo por esas tierras. Es triste, porque el pueblo chileno, la sociedad real, esa que cada día trabaja con su propio sudor y no con el ajeno, que conoce el sufrimiento diario en carne propia, que pese a todo mantiene la sonrisa, la hospitalidad, el sentido del humor y una inmensa capacidad de cariño, merece mucho más tiempo del que me han permitido dedicarle. Es triste porque, después de año y medio viviendo en el Wallmapu, no he podido siquiera conocer desde dentro una comunidad mapuche, porque el extranjero que se aproxime a la realidad de ese pueblo originario, corre inmediatamente el riesgo de ser considerado, si no terrorista, si al menos sospechoso. La desbordante hospitalidad mapuche puede costar cara.

Independientemente del resultado del recurso en marcha, que según la lógica jurídica debiera serme favorable, ahora soy libre. Un poco menos que antes, puesto que algunas personas han decidido vedarme un pedacito de este mundo que no debiera tener dueños, pero libre después de todo. Probablemente más libre que ese hermoso país que elige a diario sus propios barrotes entregando el poder a quienes no conocen la grandeza de términos como amor o libertad, salvo amor al dinero y libertad para oprimir. Y esa libertad la ejerceré, entre otras cosas, para seguir dando a conocer la verdad de lo que ha pasado en este año y medio. Sirva esa verdad para arrojar luz sobre los casos que han llevado a los hermanos mapuche a poner en riesgo su propia vida por lo que creen justo, para clarificar lo que realmente se esconde detrás de las 14 detenciones de Santiago, la represión diaria que las ideas sufren en Chile.

Si deciden publicar este texto en sus medios, si deciden por fin dedicar sus páginas o sus espacios informativos a servir a la verdad y no a otros intereses, hagan llegar con mis palabras todo el amor y el respeto a los peñi y lamgen encarcelados y perseguidos, a los y las anarquistas víctimas de otros tantos montajes fiscales y policiales, y a todas las personas que, aún con miedo, siguen dedicadas a crear otro mundo posible sin explotadores ni explotados. La linda gente que habita esa tierra bautizada como Chile merece el sacrificio.

Kapitalismoaren azken 79 biktimak – Las últimas 79 vícimas del capitalismo

Posted in Anarkismoa, Ekonomia, Errepresioa, Gizartea, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Komunikabideak with tags , , , , , , , , , on 2010/08/17 by aselluzarraga

Arriskutsua da klase, etnia edo ideologia batzuetakoa izatea. Arriskutsua da soldatapeko langilea, maputxea edo anarkista izatea. Horrela, munduko eskualde honetako negu gorrian, 33 meatzari dauzkagu lurpean, 32 maputxeren gose greba isilarazita eta 14 anarkista atxilotuta (El Ciudadanon oso ondo azalduta). Goikoek “bigarren mailakoen” bizitzagatik sentitzen duten mespretxua adierazteko hiru modu. Hiru kasuetan, ordea, elkartasunean eta elkarrekiko laguntzan dago irtenbidea.

Es peligroso pertenecer a una clase, etnia o ideología. Es peligroso ser un/a trabajador/a asalariadx, un/a mapuche o un/a anarquista. De este modo, en el crudo invierno de esta región del mundo, tenemos 33 mineros sepultados, la huelga de hambre de 32 mapuche silenciada y 14 anarquistas detenidxs (muy bien explicado en El Ciudadano). Tres modos de expresar el desprecio que lxs de arriba sienten por la vida de lxs de “segunda clase”. Sin embargo, en los tres casos la solución está en la solidaridad y el apoyo mutuo.

Badira 16 egun… – Ya son 16 días…

Posted in Errepresioa, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios with tags , , , , , , , , on 2010/07/28 by aselluzarraga

Atzo, preso politiko maputxeek gose grebari ekin ziotenetik 15 egun bete zirenean, honako deialdia jaso nuen eta zuei guztioi helarazi nahi dizuet.

Ayer, cuando se cumplieron 15 días desde que los presos políticos mapuche iniciaran una huelga de hambre, recibí esta convocatoria que quiero haceros llegar a todxs.

JEJIPUN- ROGATIVA MAPUCHE DE APOYO A LOS PRISIONEROS POLÍTICOS MAPUCHE EN HUELGA DE HAMBRE.
VIERNES 30 DE JULIO A LAS 11 HRS.FRENTE A LA CÁRCEL DE TEMUKO.

Alguna vez a mi pueblo vino el viento norte
aullando entre los bosques y cerros.
Trajo hombres con fuego malvado
y manos de tenazas usurpadoras
canelos y araucarias
lanzaron un grito silencioso.

Entonces mi pueblo
se deslizó por arroyos suaves y ocultos
resistiendo en el brazo fuerte y audaz
500 años en la voz indómita de nuestra machi,
en el canto melancólico de los abuelos junto al cálido fogón.
En las decisiones de nuestros lonko
y en el abrazo dulce de la tierra.

Alguna vez a mi pueblo vino el viento norte
aullando entre valles y montañas
trajo leyes opresoras, discriminadoras, aterradoras
encarcelando a nuestros hermanos.

Desde las cuatro fuerzas de la tierra
el mari chi weu recorre esperanzador
nuestro territorio, mientras el ronco llamado del   kull kull
acompaña el latir del kulxung de la
machi

“revista mapu ñuke”

Firmado Rayen Kvyeh                        Cristian Collipal
poeta                                                  Pintor

Convocan: Poetas y artistas de la Casa de Arte Mapuche Mapu Ñuke Kimce Wejiñ, grupos musicales, y agrupaciones culturales de Temuko

Existen alrededor de 50 presos políticos mapuche recluidos en diferentes carceles dentro de Wallmapu, a 36 de ellos se les esta aplicando la Ley Antiterrorrista y 7 con doble enjuiciamiento por un mismo hecho (justicia militar – ministerio público)

Desde el 12 de julio del 2010, 22 Presos Políticos Mapuche recluidos en las carceles de Temuco, Concepción, Valdivia, de diferentes sectores y comunidades de las zonas en conflicto de Arauco y Cautin (Yeupeko, Muko, Lleu-Lleu y también peñi de la red de apoyo de Temuco), se encuentran en HUELGA DE HAMBRE LIQUIDA.

no a la ley antiterrorista
no a la militarizaciòn del territorio mapuche
no a los tribunales militares para causas civiles
no a la discriminaciòn y represion legalizada
libertad inmediata a los prisioneros politicos mapuche

Jatorrizko herri ahaztuak – Pueblos originarios olvidados

Posted in Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Oroimen historikoa with tags , , , , , , , on 2010/05/22 by aselluzarraga

Buenos Aireseko lagun batengandik jaso dudana kopiatuko dizuet hemen, jaso dudan bezalaxe.

Os copio aquí tal cual lo que he recibido de un compa de Buenos Aires.

NUESTROS HERMANOS ORIGINARIOS HAN LLEGADO EL DIA 20 DESDE TODOS LOS PUNTOS DEL PAIS. MAS DE VEINTE MIL HERMANOS DE DIFERENTES COMUNIDADES HAN TENIDO QUE VENIR  AL CENTRO POLITICO DE LA ARGENTINA.   EN SU VIAJE HAN SOPORTADO VERGONZOSAS SITUACIONES COMO EL VALLADO POLICIAL DE UNA PLAZA EN SALTA, ACTO COBARDE Y VERGONZOSO, SEGURAMENTE DE UN FUNCIONARIO QUE LE CUESTA DIFERENCIAR SU INTERESES EMPRESARIAL DE CARGO PUBLICO/POLITICO, UN ASCO!!!!!

NUESTROS HERMANOS HAN VENIDO A PEDIR LA DEVOLUCION DE LA DIGNIDAD PARA TODOS, LA DEVOLUCION DE DERECHOS ESCENCIALES, LA NECESIDAD DE PONER FIN A LA VIOLENTA CONTAMINACION DE TIERRA , AGUA Y AIRE A CAMBIO DE NEGOCIOS MULTIMILLONARIOS PARA POCOS Y MUERTE PARA LOS NUESTROS, HAN VENIDO A PEDIR LA DEVOLUCION DE SUS TIERRAS , USURPADAS POR COBARDES DEL PODER , HAN VENIDO A PEDIR QUE SE DEJE TRASCENDER SU CULTURA Y NO NO SE SIGA SILENCIANDO COMO ESTA PASANDO EN LA CALLE, EN LAS ESCUELAS EN LA UNIVERSIDAD,  PIDEN QUE SE HAGA CONCIENCIA Y SE ERRADIQUE EL CINICO FESTEJO DEL 12 DE OCTUBRE, PIDEN POR EL FIN DE LA VIOLENCIA, GATILLO FACIL, DESAPARICIONES , EN SUS COMUNIDADES HA HABIDO CENTENARES DE CASOS, LOS MAS ALLEGADOS  SON   ENTRE OTROS  LUCIANO GONZALEZ EN CORCOVADO CHUBUT, HASTA HOY DESAPARECIDO Y ATAHUALPA MARTINEZ VINAYA EN VIEDMA RIO NEGRO.

ES UNA VERGUENZA QUE NUESTROS HERMANOS TENGAN QUE VENIR , MOVILIZARSE , LLEGAR CON VARIOS DIAS DE VIAJE A LA CAPITAL POLITICA DE LA ARGENTINA A PEDIR POR LO QUE LE CORRESPONDE NATURAL Y LEGALMANTE , ESTO DA ASCO  Y NO PUEDE HACERSE UN FESTEJO FRENTE A ESTE ABANDONO HISTORICO.

PARA ACOMPAÑARLOS  POR EL OTRO BICENTENARIO
TODOS EL 24 DE MAYO A LAS 10HS  A LA PLAZA DE LOS DOS CONGRESOS

PARA MAS INFORMACION  ENTRA   A   www.elotrobicentenariodelospueblos.blogspot.com

El conflicto winka y la propiedad

Posted in Anarkismoa, Ekonomia, Gizartea, Jatorrizko herriak - Pueblos originarios, Oroimen historikoa with tags , , , , , , , , , , , on 2009/10/17 by aselluzarraga

Antes de nada hare una breve aclaración terminológica, al hilo de lo que ya hace unos meses escribía en euskera sobre el uso perverso de la lengua (quizá un día me anime a traducir ese artículo, pero no prometo nada). Estamos acostumbrados a escuchar en los medios hablar del “conflicto mapuche”. Sin embargo, teniendo en cuenta que hoy la Araucanía es parte del Estado chileno, fruto de lo que se llamó la “pacificación de la Araucanía”, y si los supuestamente pacificados, los mapuche, vivían ya entonces en paz, y quien está en paz no necesita ser pacificado, es obvio que el conflicto que hoy se vive fue generado por quienes violentaron esa paz, por el Estado chileno, y por tanto el conflicto es causa del winka, y no del mapuche. Así que, en primer lugar, llamemos a las cosas por su nombre y hablemos del conflicto winka.

Pasando al asunto que quería tratar, el otro día escuchaba en CNN Chile al ministro Viera-Gallo hablar del conflicto en cuestión. El 90% de su discuso sonaba bien, para ser un ministro del Estado chileno quien argumentaba. Viera-Gallo admitía que fue el Estado Chileno quien, tomando por suyas unas tierras que los mapuche utilizaban para su desarrollo, las regaloó a colonos holandeses, alemanes, españoles…, y que por tanto, esas tierras en justicia pertenecían a las comunidades mapuche. Sin embargo, después de dejar tan nítido que se trató de un robo por parte del Estado y un regalo ilegítimo a personas con el claro objeto de colonizar, a la hora de explicar la dificultad de subsanar el daño, tropezó con un concepto que es el padre de toda la estructura estatal actual: la propiedad. Según el ministro, para una posible solución entraban en conflicto dos derechos: el derecho del pueblo mapuche a disfrutar de las tierras que siempre le dieron sustento, y el derecho de propiedad de los colonos, puesto que ellos contaban con títulos de propiedad legales entregados por el Estado chileno. Eso, que a simple vista a muchos les parecerá realmente un conflicto de derechos, no puede de ninguna manera ser tratado como tal, y menos en pie de igualdad. ¿Por qué? Sencillamente porque la propiedad no es un derecho, sino un privilegio otorgado por el Estado y mantenido de forma coercitiva, violenta, al cual el derecho legítimo no puede enfrentar en igualdad de condiciones.

Este ejemplo le habría sido muy útil a Proudhon para ilustrar lo que hace ya siglo y medio defendió brillantemente en su imprescindible obra, ¿Qué es la propiedad?, cuya lectura recomiendo encarecidamente. No voy a repetir aquí la impecable argumentación que el anarquista francés utilizó para, uno por uno, desarmar todos los argumentos que históricamente, desde el derecho y desde la economía, se han utilizado para definir y justificar la propiedad; no es necesario ante un caso tan claro. La tesis de Proudhon se resumía en una escueta frase: la propiedad es el robo. ¿Necesitamos un ejemplo más claro para corroborar su aparentemente provocativa sentencia? El caso del conflicto winka es bien claro, y demuestra además por qué todos los Estados se aferran a perpetuar la mentira del derecho de propiedad: la propiedad es la base misma de la existencia del Estado, puesto que el Estado no es sino el propietario máximo de una porción de terreno de este planeta. Abolir la propiedad significa abolir el Estado, por no ser más necesario, pues no hay propiedades que gestionar desde arriba. Como el Estado no puede suicidarse, debe aferrarse con uñas y dientes a un concepto que, claramente, es enemigo de la justicia, de la igualdad, de la libertad y de la seguridad. La propiedad es el “derecho” por el que se conculcan todos los demás y, sin embargo, el más defendido y amparado. Tal vez porque, siendo ilegítimo, necesita de toda una parafernalia legal y coercitiva para protegerlo, disfrazarlo y hacerlo aceptable por la sociedad. Veámoslo en el caso que nos ocupa.

Un pueblo pacífico vive ocupando una tierra que le da lo que necesita para vivir. Este pueblo sólo se organiza de forma bélica cuando su paz es amenazada y su sustento puesto en peligro. Después de resistir a cuantos quisieron despojarle de sus derechos y someterlo a la esclavitud o la extinción, llega por fin el Estado que, decidiendo que desea esas tierras para su mayor gloria, violenta a ese pueblo y después lo “pacifica”, lo somete y lo “integra” en su sistema legal y administrativo. A partir de ahí el Estado se constituye en propietario de esas tierras y legitima, bajo esa propiedad, el robo de lo que no utilizaba y era ocupado y dominado por otros. El derecho de propiedad del Estado, por tanto, se basa en la conculcación del derecho de posesión anterior (aclaro que posesión y propiedad son terminos contrarios: yo poseo la casa en la que vivo, pero siendo arrendatario, es otro, que no la posee, quien tiene la propiedad de ella y quien saca un beneficio, una renta, de mi posesión en favor de su propiedad) del pueblo mapuche. Una vez perpetuado el robo y sancionado mediante la propiedad, el Estado es dueño de hacer con el territorio lo que quiera, de modo que decide, no ya vender, sino regalar bajo títulos de propiedad parte de ese territorio robado a colonos para asegurarse que esas tierras no son recuperadas. Los nuevos propietarios se hacen gratuitamente con un “derecho” sobre algo previamente robado, son los complices, consciente o inconscientemente, del robo.

Ahora que al Estado se le complica la situación, por las legítimas demandas de quienes fueron historicamente robados por él, y sobre todo desde que esas demandas se han empezado ha hacer de forma violenta, piensa en la situación. El problema es que los Estados, con su actuar, siempre se crean problemas mayores porque ahora, según las leyes que él mismo inventa, existe, frente a un pueblo con demandas legítimas, con un derecho a usar para su sustento unas tierras que por voluntad jamás quiso dejar de usar, el “derecho” de propiedad de los terratenientes. Enredado en su propia incompetencia, piensa como solución ir comprando esas tierras para entregarlas a las comunidades a quienes les fueron robadas. Es obvio que la propiedad se basa en el rendimiento, uno es propietario para que su propiedad le rinda, le dé beneficio, así que los propietarios esperan, no ya el beneficio que hasta ahora durante larguísimos años les ha aportado algo que recibieron gratuita e ilegítimamente, sino el beneficio futuro, el rendimiento que esas tierras les daría de seguir siendo propietarios, la capitalización de la propiedad. Ningún propietario renuncia voluntariamente al mayor beneficio posible. De modo que, el Estado, debe robar al pueblo, vía impuestos, reduciendo de otros gastos, para dar satisfacción a las demandas de los propietarios y comprar unos terrenos que en su día regaló.

Por supuesto, el tema es más complejo porque algunos de los propietarios actuales no son los que recibieron como regalo las tierras, sino que en su día pagaron por ellas, adquirieron la propiedad por compra. En ese caso podría pensarse que es legítimo que pidan un precio por ellas, ¿no? Pues no lo creo así. Esos compradores compraron algo robado, aunque no lo supieran, y durante todos los años que han sido propietarios han tenido ocasión de recuperar, por la rentabilidad de la propiedad, el dinero de la compra y sus posibles intereses. Ya se han beneficiado de lo que compraron y no merecen indemnización alguna. De hecho, tanto los colonos originarios (y sus descendientes) como los posteriores compradores, en los casos en que los haya, han obtenido de la sociedad un beneficio mayor y deberían considerarse más que pagados por el uso y abuso de su propiedad ilegítima todos esos años.
Pero entonces, ¿qué hacer? ¿Dejarlos sin sustento, incluidos esos pequeños propietarios que realmente actuaron de buena fe y a duras penas sobreviven de lo que las tierras les dan? ¿Para subsanar una injusticia cometer una nueva? Eso suele hacer el Estado generalmente con los problemas que él mismo genera. Sin embargo, una solución anarquista y justa sería, esquemáticamente, la siguiente: de acuerdo con las propias comunidades mapuche, dar la oportunidad a los actuales propietarios a que, renunciando al título de propiedad, posean la cantidad de tierra de la que ellos mismos, individual o colectivamente, sin explotar ni hacer uso de terceros, puedan sacar su sustento, dejando libre uso de todas las demas tierras a las comunidades mapuche. A aquellos propietarios pequeños, humildes, cuyo único error es querer subsistir en un mundo monopolizado por la gran propiedad y haberlo hecho adquiriendo unas pocas de esas tierras, debiera dárseles la oportunidad de seguir poseyendo las tierras que puedan trabajar, o colectivizar sus tierras con otros pequeños propietarios o con las propias comunidades mapuche. Eso puede hacerse en las tierras actualmente ocupadas, o haciendo un nuevo reparto según las necesidades de todas las partes y por mutuo acuerdo. En cualquier caso, todos los títulos de propiedad, basados, como dije, en el robo, quedarían sin valor legal, y todas las tierras que los antiguos propietarios no pueden trabajar por sí mismos y exceden a su sustento serían de nuevo poseídas por los mapuche para su propio desarrollo social y comunitario.

Para aquellos que, tal vez viendo que el enorme negocio que poseían y su capacidad de explotar el trabajo ajeno se difuminan de este modo, no quieran la posesión de ninguna tierra, no puede existir en modo alguno indemnización. ¿Cómo indemnizar por desposeer a alguien de algo que, no sólo no le costó nada, sino que le rindió beneficio durante largo tiempo? El Estado, en todo caso (ya que aún estamos lejos de su abolición), debería encargarse de calcular si, aquellos que compraron propiedad de buena fe, han recuperado en esos años lo que pagaron, y si son capaces, mediante sus recursos actuales, una vez desposeídos de la tierra, de comenzar una vida digna en otro lugar. En el caso de que lo que pagaron no haya sido recuperado o estas personas no tengan recursos para comenzar una nueva vida digna, sería responsabilidad del Estado subsanar esas carencias, pero sólo esas. Lo que es realmente de locos, y deja bien al descubierto la falta de justicia e igualdad en las leyes y en un sistema económico basado en la propiedad y el capital, es comprar por cantidades millonarias unas tierras que fueron robadas y entragadas gratuitamente a quien posee cuentas bancarias más millonarias aún, fruto de la explotación y el robo.

Desde unas bases anarquistas, horizontales e igualitarias, no es difícil dar a cada cual lo que es justo y posibilitar una convivencia cultural que permita a cada comunidad su propio desarrollo. Cuando el ánimo de lucro desaparece nacen la justicia y la ayuda mutua. La propiedad mata a ambas.